Editorial

Corrupción: de los males, el peor

sábado, 8 de enero de 2022 · 05:15

Los bolivianos ven a la corrupción como el peor de los flagelos que azotan al país. Esa es la conclusión que arroja la última encuesta realizada por Página Siete a través de Cultura Interactiva.

El sondeo, que fue realizado entre el 7 y el 12 de diciembre de 2021, identificó que más del 30%, la mayoría, considera que la corrupción es el principal problema del país. Cuestiones como la pandemia, el empleo, la delincuencia y el narcotráfico registran menor porcentaje.

A la pregunta “¿Cuál es el principal problema del país?”, el 34,6% manifestó que la corrupción, el 18,6% expresó que la pandemia de la Covid-19, el 12,3% indicó que es la falta de empleo, el 2,2% dijo que es el narcotráfico y el 1,6% manifestó que es la delincuencia.

La encuesta fue realizada en todo el país, a 1.000 personas a través de una encuesta. Todos los consultados son residentes en hogares particulares con acceso a internet desde una computadora hogareña o teléfono móvil inteligente.

Es doblemente significativo este resultado. Por un lado, porque expresa el malestar general de la población por las sucesivas denuncias de corrupción y mal uso de los recursos públicos en el país. Independientemente de los colores políticos y de las posiciones ideológicas, hemos sido testigos de una tras otra revelación de abuso de fondos estatales y de maniobras destinadas a robar abierta y consecutivamente desde una posición de privilegio.

El caso de los ítems fantasmas en la Alcaldía de Santa Cruz no solamente ha desnudado la corrupción enquistada y normalizada en las principales instituciones públicas de esa ciudad, sino que esta práctica se ha expandido a otras entidades nacionales (incluso se habla de un ministerio durante una de las gestiones de Evo Morales).

El denominado caso ítems fantasmas estalló a principio de diciembre de 2021, cuando se develó que el exdirector de recursos humanos de la Alcaldía de Santa Cruz Antonio Parada cobraba por 800 ítems ilegales en el municipio cruceño. Desde la Alcaldía de Santa Cruz se informó que ese municipio perdió 35 millones de bolivianos por año. Ese caso es considerado como el gran escándalo de corrupción de 2021.

El hecho de que esta lacra que aqueja al país desde sus bases sea tan importante para la gente, incluso por encima de la pandemia -que impuso su cuarta ola en estas semanas de forma incompasiva-, refleja el hartazgo ante las numerosas y frecuentes denuncias de abusos de las autoridades nacionales o subnacionales y el alto grado de impunidad que prevalece.

Asimismo, trasluce la inquietud de los ciudadanos por la economía y las finanzas públicas. En medio de una crisis sanitaria de dos años y ante escasas señales de recuperación económica, el dispendio de recursos y los males manejos son, por supuesto, un tema que preocupa, pues afecta de manera directa el bolsillo de las personas.

Si bien es cierto que tanto la corrupción como el desempleo ocupan desde hace mucho tiempo un lugar prioritario para la población, el hecho de que estemos en pandemia y se den estos hechos dolosos cuando miles de bolivianos sufren por acceder a lo básico para vivir es indignante.

Con todo, la reciente encuesta detectó que mejoró la calificación a la gestión del presidente Luis Arce, al igual que la percepción sobre el rumbo del país.

La calificación “buena” o “muy buena” de la gestión de Arce registró un ascenso de casi cinco puntos porcentuales respecto al anterior sondeo (septiembre de 2021).

Entretanto, la percepción “bien” o “muy bien” sobre el rumbo de Bolivia también experimentó un ascenso, en este caso, de más de siete puntos porcentuales.

No es fácil sacar conclusiones sobre una instantánea como resulta ser una encuesta, pero se podría inferir por estas respuestas que, a pesar de cuán arraigada está la práctica de la corrupción en el país, los ciudadanos confían aún en sus autoridades y respaldan sus gestiones  esperanzadoramente.

Si lo primero no llama a la acción a la clase política, es de esperar que lo segundo sí los conmueva.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias