Editorial

Ataque y presión a periodistas y medios

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - sábado, 13 de agosto de 2022 - 5:00

Si bien el presidente Luis Arce es menos hostil que el expresidente Evo Morales con los medios de comunicación y los periodistas, no se puede decir lo mismo de su gobierno o de la Fiscalía, que mantienen intacta la estrategia de presión, asfixia y cooptación de los medios y periodistas que cumplen con su rol fiscalizador del poder.

De hecho, esta última semana se ha conocido una nueva arremetida desde diferentes flancos. Por ejemplo, un fiscal ha pedido el encarcelamiento de dos destacados periodistas de Bolivia, acusados de haber contratado a un colega con un sueldo mayor al establecido en las normas; por otro lado, la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) ha denunciado que el diario Los Tiempos sufre asfixia económica con miras a que un empresario afín al Gobierno pueda quedarse con el rotativo; y finalmente, reapareció Juan Ramón Quintana, exministro de la Presidencia, para lanzar un discurso de odio en contra de los medios.

Los periodistas acusados de una contratación irregular son Andrés Rojas y Adriana G., que durante el gobierno de Jeanine Añez fungieron como gerente general y gerente de informaciones del canal estatal Bolivia Tv. Están señalados en este caso por haber contratado al presentador de noticias Pablo Llano con un salario de 11.498 bolivianos que, según la acusación, no debió percibir más de 6 mil bolivianos por carecer de título académico.

Se trata de un asunto administrativo que en ningún caso debería derivar en una demanda penal y menos en un pedido de encarcelamiento, a no ser que el objetivo sea amedrentar al gremio de los periodistas en general.

En todo caso, es una ironía que el MAS mire la paja en el ojo ajeno y no así la viga en el propio, pues si hay un gobierno afecto a contratar funcionarios que no están capacitados para el cargo, ése es el del MAS.

Con esta misma lógica de acusar sin fundamento se inscribe también la arremetida en contra del presidente del Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea, quien fue encarcelado por un día y una noche acusado de no haber salvado a su padre del covid.

Y, ahora los operadores del oficialismo van por los periodistas, lo cual es gravísimo porque se busca acallar a los informadores independientes y convertirlos en cajas de resonancia del poder.

Desde este espacio condenamos la persecución y presión que el oficialismo está ejerciendo sobre periodistas y medios porque la libertad de expresión es una condición sine qua non de la democracia. Exigimos que cese esta arremetida, que los periodistas acusados puedan responder en el plano administrativo por las acusaciones que les plantearon y que en ningún caso prospere el juicio penal porque hoy son ellos, mañana puede ser cualquiera y por cualquier acusación descabellada.

Si hay un gobierno afecto a contratar funcionarios que no están capacitados para el cargo, ése es el del MAS
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS