Editorial

Atentado a la educación

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - viernes, 20 de enero de 2023 - 5:00

Adoctrinamiento, falacias históricas, improvisación... son algunos de los riesgos que maestros, padres de familia, expertos e incluso la Iglesia Católica han advertido sobre la malla curricular que por decisión de Ministerio de Educación se impartirá de forma obligatoria en todo el sistema escolar del país a partir del 1 de febrero, con el inicio del nuevo año escolar.

Contenidos como ajedrez, robótica, sudoku, estadística, origami, tejido, seguridad informática, preservación del medio ambiente, educación de la voz, democracia y sistema de Gobierno, autocontrol, prevención de enfermedades, sexualidad, salud sexual y reproductiva, técnicas de cosecha, justicia social, creación de blogs, elaboración de alimentos, regulación de emociones, tipos de violencia, gestión integral de residuos, entre otros, son parte de la propuesta.

Pero, ¿cuáles son los antecedentes de esta propuesta que está siendo motivo de preocupación y cuestionamientos?

“Miles de maestros hicieron ajustes a los contenidos. Ése ha sido el punto de partida con el cual hemos trabajado las propuestas de los maestros y maestras; no estamos hablando uno, sino estamos hablando de miles de maestros y de base, de aula y no es para nada improvisada la malla curricular”, sostuvo el coordinador del Instituto de Investigaciones Pedagógicas, Fernando Carrión.

Muchas preguntas surgen ante esta sorpresiva decisión oficial. Primero, un cambio en la malla curricular, que será la base con la cual se formen todos los niños y jóvenes bolivianos requiere un proceso bien orientado; no parece suficiente que sean los mismo docentes –así sean miles de éstos- los que en congreso o reuniones determinen nuevas asignaturas y las incorporen sin más en la enseñanza. ¿Qué antecedentes o experiencias respaldan que éstos sean contenidos adecuados para diversos grados de enseñanza? Es tan dispersa y profusa la enunciación de nuevas materias que resulta difícil entender cómo y por qué fueron colocadas en la currícula.

Luego, ¿se ha hecho un estudio para saber si cada una de estas nuevas materias es adecuada a la edad de los estudiantes? La duda surge cuando se anuncia que, por ejemplo, estudiantes de primero de primaria aprenderán robótica, estadística o ajedrez... ¿Está respaldada esta decisión en experiencia pedagógica alguna?

El hecho de que la pandemia haya perjudicado la enseñanza por más de un año no es excepcional en Bolivia. Si bien queda claro que la tan debatida clausura del año escolar en 2020 fue una decisión controversial y que no cabe duda de los perjuicios y retrasos sufridos, no es colocando un variopinto conjunto de materias que ese rezago -que además es histórico en la educación boliviana- vaya a ser disminuido.

Se dice que no se incrementarán horas de clase y que serán los mismos maestros quienes impartan los nuevos contenidos. ¿En serio? Los maestros bolivianos apenas han podido con la virtualidad a la que obligó la pandemia; ni siquiera estaban preparados para ello y ahora darán robótica, seguridad informática, estadística y otras asignaturas. ¿Con qué preparación?

Es alarmante la banalidad e irresponsabilidad con que se toman decisiones sobre el destino de las nuevas generaciones de bolivianos; sí, porque la educación marca el futuro de estos niños y jóvenes, y se hacen experimentos con ellos que nadie sabe cómo resultarán.

No son pocos quienes han alertado que se están disminuyendo horas de materia clave como matemáticas para asignarlas a temáticas como educación financiera. Si un estudiante universitario tiene que tener varios semestres especializados para avanzar en esta área, ¿qué pueden hacer los escolares?

Otro tema en debate, con varios ejemplos, es la inclusión de posturas político-ideológicas en los textos escolares. Una investigación de Página Siete reportó hace poco, con ejemplos, cómo los libros de ciencias sociales de los niños bolivianos son fieles a la narrativa gubernamental, con datos incompletos y totalmente sesgados.

Una sociedad no avanza ni un solo paso sin una educación de calidad, y esto no tiene nada que ver con reformas improvisadas y maniqueas que tienen cualquier propósito menos hacer de niños y jóvenes bolivianos más competitivos y con un pensamiento crítico y plural.

Es alarmante la banalidad e irresponsabilidad con que se toman decisiones sobre el destino de las nuevas generaciones de bolivianos.

Necesitamos tu apoyo

La mayoría de las noticias que publicamos en nuestra página web son de acceso gratuito. Para mantener ese servicio, necesitamos un grupo de generosos suscriptores que ayuden a financiarlo. Apoyar el periodismo independiente que practicamos es una buena causa. Suscríbete a Página Siete Digital.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS