Editorial

El “desgaste” puede ser estallido

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - jueves, 24 de noviembre de 2022 - 5:00

El paro de Santa Cruz está tomando un rumbo preocupante. Cada día se pone más tenso, más violento, más intolerante de uno y otro lado, lo cual es natural, luego de más de un mes de paralización de actividades, de no poder circular con libertad, de no poder trabajar para llevar el pan del día a la familia.

Para entender la situación de desesperación en la que se encuentra la gente hay que recordar que el 2019 ya hubo una paralización de 21 días, que el 2020 fue un año de encierro por la pandemia y que el 2021 fue un año a media máquina por el mismo motivo. Y resulta que el 2022, que debía ser el año de la recuperación económica y de la libertad ciudadana, para Santa Cruz termina siendo, otra vez, un año de paro, bloqueo y violencia. Así, no hay cuerpo ni espíritu que aguante, por mucha convicción que haya en el ambiente.

El Gobierno ha jugado a aplastar al enemigo primero y, al no haber logrado su objetivo, ha optado por el desgaste, pero lejos de eso, lo que puede ocurrir es un estallido del que tanto Gobierno como los líderes de la protesta cruceña pueden arrepentirse. Los enviados del MAS y los que quieren trabajar protagonizan escaramuzas diarias con los que quieren bloquear, pero pronto este estado de violencia y descomposición puede ser incontrolable.

¿Dónde está el liderazgo del presidente Luis Arce que no reúne a su bancada para que de una vez se apruebe una ley del censo para garantizar el reparto de recursos económicos en 2024 y la distribución de escaños antes de las elecciones de 2025? ¿O es que él, igual que Evo Morales, no quiere una ley porque le resta autoridad?

Y, ¿dónde están los líderes de la oposición que no se ordenan de una vez, presentan un solo proyecto con el mismo tenor? El intento de hacer aprobar un proyecto de ley que fije el censo para 2023, como pretenden los opositores, a estas alturas es inviable, porque el mismo cabildo cruceño ha pedido recursos para 2024 y escaños antes de las elecciones, pero no ha aprobado nada respecto al 2023. Por el contrario, ha quedado implícito que se aceptaba que el censo sea el 2024, porque se ha pedido elevar a rango de ley el decreto de Luis Arce y el citado decreto dice que el censo será el 2024 y que los recursos se repartirán el mismo año. Lo que faltaría agregar es el tema de los escaños que, dicho sea de paso, fue garantizado por tres órganos del Estado, lo que significa que no debería haber ningún escollo para su aprobación en una ley.

El MAS no quiere una ley y los líderes cruceños no quieren suspender el paro. La irresponsabilidad de ambos es descomunal, sin darse cuenta que están llevando a Santa Cruz a un estado de tensión próximo a estallar.

La irresponsabilidad de ambos es descomunal, sin darse cuenta que están llevando a Santa Cruz a un estado de tensión...

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS