Editorial

Infiltrados por doquier

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - jueves, 18 de agosto de 2022 - 0:00

Teóricamente vivimos en una democracia plena, pero los bolivianos no podemos ejercer con libertad nuestros derechos porque nos están espiando. Las fuerzas de seguridad del Estado están desplegando infiltrados a cuanta actividad desarrolla la sociedad organizada. Estos agentes no sólo proveen información a sus altos mandos, sino, y lo que es peor, generan caos, violencia y luego culpan a los manifestantes por lo sucedido para que la in-justicia se encargue de ellos.

El caso más reciente de infiltrados se registró en Santa Cruz, en las afueras de las instalaciones de YPFB, donde se realizó el diálogo del gobierno con los dirigentes institucionales del aquel departamento por el tema del censo.

Grupos ciudadanos se dieron cita en el lugar para presionar a las autoridades para que el censo se realice en 2023 y no en 2024, como dispuso el gobierno. En ese marco, los manifestantes descubrieron un vehículo sospechoso, que estaba ocupado por personas ajenas a la movilización y que, según los presentes, eran ciudadanos venezolanos.

Un jefe policial de Santa Cruz confirmó que infiltró a aquellas personas, aunque aseguró que son funcionarios policiales. La denuncia de que se trataría de ciudadanos venezolanos es preocupante porque se conoce que esa es una de las tácticas del chavismo no sólo en Venezuela, sino en otros países donde tiene intereses políticos.

Sin embargo, este no es el único caso. Hay al menos otros dos que evidencian la presencia de infiltrados por doquier.

Por ejemplo, en una marcha de médicos en La Paz fueron detenidos y luego liberados tres ciudadanos que, aparentemente, eran manifestantes, sin embargo, resultaron ser militares, con grado, declaración jurada y todo aquello que los acredita como miembros de las Fuerzas Armadas. Esos efectivos estaban causando desórdenes, por los que finalmente fueron enviados a la cárcel otros tres jóvenes auténticamente manifestantes que únicamente portaban petardos y vinagre en sus mochilas. Pese a la gravedad del hecho, el gobierno de Luis Arce no ha salido a dar una explicación al respecto.

Y, otro caso tiene que ver con el director de Régimen Interior, Marco Antonio Cuentas, quien se infiltró como periodista en la movilización de Adepcoca en La Paz. Luego el viceministro de Régimen Interior, Ismael Téllez, justificó el hecho indicando que es parte de sus funciones.

Esta situación genera incertidumbre entre la ciudadanía porque, al paso que vamos, pronto tendremos que desconfiar del vecino o del colega, tal como ocurre en regímenes como el cubano. Esta descomposición social no puede acarrear nada bueno y ante la impunidad que reina en el país, el gobierno no tiene empacho en admitir que son sus infiltrados y punto.

Al paso que vamos, pronto tendremos que desconfiar del vecino o del colega tal como ocurre en regímenes como el cubano
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS