Editorial

Injusticia cometida por la UMSA

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - lunes, 03 de octubre de 2022 - 5:00

Toda persona tiene derecho a recibir educación en todos los niveles de manera universal, productiva, gratuita, integral e intercultural, sin discriminación”, establece el artículo 17 de la Constitución Política del Estado. Pues bien, parece que desde la pasada semana los universitarios René Rivera y Karen Apaza perdieron ese derecho fundamental, ya que la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) decidió expulsarlos de todo el sistema universitario.

¿El motivo? Haber propiciado actos violentos durante una toma del Monoblock el año 2021, cuando reclamaban por irregularidades en la elección de la Federación Universitaria Local (FUL), en la que, una vez más, se impuso el frente del cuestionado y ahora preso dirigente Álvaro Quelali, procesado por conducta antieconómica.

La decisión de la Comisión Universitaria de Procesos fue anunciada una semana después de que Quelali fuera aprehendido y luego enviado al penal de San Pedro, acusado de usar fondos de la universidad para pagar viajes de su hermano al interior y el exterior del país. ¿Una casualidad? Todo indica que no, ya que es bien sabido que este dirigente que vive de su cargo desde hace unas dos décadas tiene tal poder que incluso pone contra la pared a las autoridades universitarias.

El reglamento de procesos universitarios de la UMSA establece que una de las causales de proceso es “La comisión de actos de violencia, usurpación de funciones, agresiones físicas o de otra índole cometida contra miembros de la comunidad universitaria en acciones relacionadas con las funciones institucionales” y establece cuatro tipos de sanciones, según la gravedad de los hechos: a) Amonestación escrita b) Suspensión temporal, desde dos meses hasta un máximo de tres años c) Destitución d) Expulsión de la universidad.

Para Rivera y Apaza aprobaron la sanción más dura y, además, en la resolución se especifica que la expulsión implica “la réplica a todo el sistema universitario”.

Pero la universidad paceña no hizo nada contra el dirigente Quelali que lleva 20 años como estudiante y dirigió la FUL con graves cuestionamientos, manejando un jugoso presupuesto de al menos Bs 4,2 millones anuales y hasta un vehículo que le fue asignado por el Estado.

Ahora resulta que Rivera y Apaza (culminó la carrera Ingeniería Química y ahora cursaba Ingeniería Petroquímica) no podrán concluir sus estudios, mientras Quelali posiblemente salga de prisión en dos meses para continuar con una carrera que no pudo acabar en 20 años, pues no le interesa. La UMSA debe revisar la sanción contra los dos estudiantes y, más bien, aplicar ya alguna fórmula para erradicar a los dirigentes dinosaurios.

La UMSA debería revisar la sanción contra los estudiantes y aplicar ya alguna fórmula contra los dirigentes dinosaurios,

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS