Editorial

Jugarse por los autoritarismos

Redacción Diario Página Siete
Editorial
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - viernes, 13 de mayo de 2022 - 5:00

El presidente Luis Arce, que suele mantener su bajo perfil incluso en temas importantes y urgentes de Bolivia, decidió romper el silencio para jugarse por Venezuela, Nicaragua y Cuba, países duramente cuestionados por la comunidad internacional por la sistemática violación a los derechos humanos y el atropello a la democracia.

En la misma línea que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, el mandatario boliviano dijo que no asistirá a la Cumbre de las Américas si no son invitados todos los países. La cumbre se celebrará el próximo mes en Los Ángeles y el Gobierno de Estados Unidos ha señalado que no invitará a Cuba, Nicaragua ni a Venezuela por considerar que no respetan la Carta Democrática de las Américas.

Arce asumió esta postura luego de recibir la visita del canciller venezolano, Félix Plasencia, mientras que López Obrador lo hizo luego de visitar La Habana y de abrazarse con Miguel Díaz-Canel. Esto indica que los países del ALBA están haciendo un fuerte lobby regional para introducir un elemento de tensión con Estados Unidos antes de que se celebre la cumbre en EEUU.

Más allá de la postura que puedan tomar otros mandatarios, en este caso López Obrador y Xiomara Castro que ha adoptado una posición parecida, lo que importa es que el presidente Luis Arce ha decidido alinearse con los más cuestionados y autoritarios presidentes de la región y, lo más preocupante es que lo hace a nombre del pueblo boliviano.

Este alineamiento ideológico del que era parte el expresidente Evo Morales no ha redituado nada concreto en favor del pueblo boliviano, pues los índices de intercambio comercial con esos países siguen siendo ínfimos. En cambio, ha creado una red de apoyo político entre gobiernos autoritarios de la región, de la que ha sido parte Morales y, a juzgar por los últimos acontecimientos, también será parte Arce.

En temas internos, Arce ha mostrado mayor moderación y sobriedad que Morales, pero en política exterior está dejándose arrastrar por el eje La Habana-Caracas, en vez de apostar por el mundo libre, democrático y el del intercambio comercial en beneficio de la economía nacional.

Similar postura ha adoptado el Gobierno boliviano respecto a la guerra de Rusia contra Ucrania, absteniéndose o votando a favor del gobierno de Vladimir Putin en los foros internacionales, sin importar que miles de vidas están siendo aplastadas por las fuerzas del Kremlin.

Lo cierto es que el evismo maneja las relaciones exteriores del país a través de los principales alfiles de Morales, pero lo curioso del caso es que Luis Arce parece nadar muy plácidamente en esas aguas.

Lo cierto es que el evismo maneja las relaciones exteriores del país a través de los principales alfiles de Evo Morales.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

OTRAS NOTICIAS