Editorial

La estrategia del bloqueador

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - jueves, 26 de mayo de 2022 - 5:00

Exigiendo “justicia social”, la que seguramente no consiguieron durante los 15 años del gobierno de Evo Morales, los pobladores del municipio cruceño de San Julián bloquean la carretera que une la zona productora de la Chiquitania con la capital oriental, cortando el normal tránsito de productos agropecuarios para el consumo nacional y para la exportación.

No es una novedad que en uno que otro punto del país se produzca un bloqueo de carreteras, pero lo que provoca indignación en este caso concreto es que esta medida fue declarada a instancias del jefe del MAS, Evo Morales, por un municipio manejado por su partido y que la amenaza se extienda a otras seis alcaldías dominadas por la misma sigla política.

Los bloqueadores tienen un pliego de seis puntos con el que, en el plazo de 48 horas, pretenden convertirse en un municipio del primer mundo. Carreteras, dinero del IDH, ítems y otras demandas figuran en el petitorio dirigido al gobernador Luis Fernando Camacho.

Se trata, por donde se lo mire, de un bloqueo político porque la decisión fue tomada por la Federación de Comunidades Interculturales de Santa Cruz, una organización clave del MAS, y en presencia de Evo Morales, además de otros líderes de ese partido.

La gente del expresidente previamente había impulsado un bloqueo de caminos en Chimoré, nada más y nada menos que en contra del gobierno de Luis Arce. Ese bloqueo se resolvió rápidamente, pero quedó la evidencia de que Morales está dispuesto a hacer todo con tal de recuperar el liderazgo perdido. Ese todo incluye bloquear contra su propio gobierno y ahora también contra el Gobernador cruceño.

Morales hizo su liderazgo bloqueando la principal carretera de Bolivia, que une Cochabamba con Santa Cruz, entonces no es de extrañar que ahora quiera recuperar su influencia también bloqueando. De hecho, cuando renunció al cargo, también intentó recuperar la silla presidencial cercando ciudades para que no entren alimentos para la gente.

Pero, los tiempos han cambiado y el Morales de hoy no es el mismo que en la década de los 90, cuando gozaba de legitimidad porque defendía a cocaleros pobres que eran víctimas de la represión de los gobiernos de turno.

Ahora el bloqueador es un dinosaurio de la política, que tuvo el poder en sus manos por 15 años y que traicionó los principios del movimiento que lo encumbró en la Presidencia en 2006. Es probable que los bloqueos que impulsa en vez de devolverle el poder terminen por hundirlo.

Pero lo que provoca indignación en este caso concreto es que esta medida fue declarada a instancias del jefe del MAS, Evo Morales.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

OTRAS NOTICIAS