Editorial

Mercado paralelo, ¿hasta cuándo?

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - viernes, 05 de agosto de 2022 - 5:00

La Paz ha revivido, durante tres días consecutivos, los duros enfrentamientos entre los cocaleros de los Yungas, agrupados en Adepcoca, y la Policía. Esta situación ha generado violencia de ambos lados y ha puesto en zozobra a los vecinos y vendedores del barrio de Villa Fátima.

Los productores de coca rechazan la instalación de un mercado paralelo de venta de coca porque lo consideran ilegal, puesto que la Ley general de la coca sólo permite dos centros de venta de este producto: uno ubicado en Villa Fátima de La Paz, y el otro, en Sacaba, Cochabamba. Por tanto, el que montaron los cocaleros que siguen al dirigente Arnold Alanes resultaría siendo ilegal, aunque el Gobierno ha intentado darle regularidad a través de una resolución.

El mercado paralelo está manejado por la dirigencia afín al MAS y por tanto cuenta con la protección de la Policía que, a su vez, evita el enfrentamiento directo entre cocaleros de uno y otro bando.

El conflicto es de larga data. En septiembre del año pasado, la dirigencia de Alanes, con ayuda de la Policía, había tomado el mercado oficial de Adepcoca, pero la dirigencia orgánica logró la retoma de las instalaciones en unas duras jornadas de enfrentamientos.

Tras esos sucesos, Alanes anunció la instalación de un nuevo mercado, que está ubicado en el vecino barrio de Villa El Carmen, hasta donde ahora intentan llegar los asociados de Adepcoca para obligar a su cierre. La Policía, que está parapetada en torno a ese nuevo mercado, responde con gases lacrimógenos y balines, mientras que los cocaleros hacen uso de petardos y cachorros de dinamita.

El Gobierno ha informado que convocará al diálogo a los dirigentes de ambos bloques para hallar una solución, pero la posición gubernamental genera desconfianza en Adepcoca porque siempre apoyó al sector de Alanes, no sólo con resoluciones, sino con la fuerza de la Policía.

Si bien los cocaleros hicieron una pausa en sus protestas hasta la próxima semana, el conflicto está lejos de resolverse y su raíz está en las maniobras del oficialismo para dividir a la dirigencia y controlar a todas las organizaciones sociales del país.

Hay que recordar que los cocaleros de Adepcoca, que producen la hoja para el consumo tradicional y legal, ven a los productores del Chapare, liderados por Evo Morales, como su competencia directa, lo que ha provocado el odio de parte del ala dura del MAS en contra de los productores de los Yungas.

Lo ideal sería que ambas dirigencias, alejadas de los intereses políticos del MAS, lleguen a un acuerdo, unifiquen al sector y pongan fin a un conflicto que pone en vilo a La Paz de tanto en tanto. Pedir peras al olmo, a veces, es la única alternativa.

Lo ideal sería que ambas dirigencias, alejadas de los intereses políticos del MAS, lleguen a un acuerdo, unifiquen al sector.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

OTRAS NOTICIAS