Editorial

Ocho motivos de vergüenza nacional

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - sábado, 06 de agosto de 2022 - 5:00

Bolivia cumple, este sábado 6 de agosto, 197 años de su fundación e independencia. Una fecha propicia para reflexionar sobre aquello que contribuye a la construcción de un mejor país y, a la vez, para no olvidar que hay asuntos que avergüenzan a nuestra amada patria.

En esta edición, hemos querido destacar, mediante un especial de 24 páginas, a los pioneros que marcaron un antes y un después en el curso que ha tomado nuestra historia. De Domitila Barrios de Chungara al maestro Víctor Agustín Ugarte; de Remedios Loza a Los Jairas; de Jaime Saenz a Clifford Paravicini. Ellos y muchos otros están retratados en nuestro homenaje a los bolivianos que hacen historia.

Sin embargo, no queremos dejar de lado aquello que destruye, que confronta, que estigmatiza y, en definitiva, que es oprobioso para nuestra patria. Hemos escogido ocho de estos asuntos, que bien pueden ser más o menos, dependiendo del cristal con que se mire, el curso que va tomando nuestra Bolivia.

1.- El narcotráfico: Se trata de una lacra que corrompe, genera violencia y estigmatiza a nuestro país ante los ojos del mundo. Ser narco se ha vuelto sinónimo de estatus social, no otra cosa significa que haya grandes fortunas inexplicables y que las autoridades no se inmuten ante ellas hasta que el jefe del clan descarga su pistola en la humanidad de tres policías. Esta mafia está penetrando incluso a pueblos enteros que no dudan en poner en riesgo su propia seguridad para defender a los narcos.

2.- El contrabando. Ésta es una actividad ilegal que hace daño a nuestra economía y que está tomando ribetes violentos. Ahora los contrabandistas andan armados, disparan a los agentes, corrompen a los habitantes de los pueblos y luego lucen su riqueza en pomposas fiestas con artistas internacionales. Mientras tanto, los productores nacionales ven caer sus ventas hasta el punto de cerrar sus emprendimientos porque no hay forma de competir con la ilegalidad.

3.- La corrupción. Apropiarse de los recursos públicos para beneficio personal es un mal endémico en la sociedad boliviana. Allá donde se mire hay un corrupto. Ya sea el ministro que recibe una coima de 20 mil dólares en pleno El Prado de La Paz, o el funcionario que cobra 100 pesitos por un trámite que debería ser de rutina.

4.- La persecución. Aprovecharse del poder para perseguir al que piensa diferente y al rival político es un acto de cobardía con la patria que quiere a sus hijos unidos, trabajando por mejores días. Y de esto hay mucho en estos tiempos.

5.- La confrontación. Una cosa lleva a la otra y, entonces, si hay persecución de un lado, hay radicalismos del otro, generando una espiral de confrontación de la cual el país no ha podido liberarse desde hace ya cinco años.

6.- Avasallamiento de tierras. La tenencia de la tierra, la sobreposición de propiedades, la toma de predios ajenos, los loteamientos están abriendo una espiral de violencia en Bolivia, de la que será difícil salir. A estas alturas estamos ya ante la conformación de un grupo armado, ante la pasividad del Estado que, en vez de buscar una solución, es parte del problema.

7.- El racismo. Pese a que tenemos una constitución garantista de derechos, el racismo aflora en la vida cotidiana. Y, sí, es racismo de uno y de otro lado. El vicepresidente David Choquehuanca, que se dice concertador, es el que más alimenta la cuestión étnica. El término está bien para la sociología, pero la realidad es que exacerba el racismo.

8.- La justicia injusta. El sistema llamado a administrar justicia hace exactamente todo lo contrario: condenar al inocente, perdonar al culpable, perseguir al opositor. La génesis de ese cáncer no puede ser otro que el sometimiento al poder politico. Y en el proceso se corrompe sin rubor alguno.

La patria necesita que sus hijos le den motivos de orgullo y que no la avergüencen como lo están haciendo. No estamos pretendiendo vivir en una sociedad de ángeles, pero estos asuntos se están saliendo de control y están llevando a Bolivia hacia ninguna parte.

Esta es una fecha propicia para reflexionar sobre aquello que contribuye a la construcción de un mejor país
La patria necesita que sus hijos le den motivo e orgullo y que no la avengüencen como lo están haciendo ahora.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

OTRAS NOTICIAS