Editorial

Que caigan todos
los velos

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - viernes, 23 de septiembre de 2022 - 5:00

Las valientes mujeres de Irán que están quemando sus velos y cortando sus melenas en público merecen todo nuestro respaldo, porque están encabezando una lucha histórica en contra de la opresión del régimen islámico.

Ellas protestan por la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años que pereció cuando estaba en custodia de la Policía, que la detuvo por llevar mal puesto el velo sobre su cabeza. Testigos afirman que la joven fue golpeada en la furgoneta en la que era trasladada a las instalaciones policiales, pero las autoridades se lavan las manos indicando que sufrió un repentino ataque cardíaco.

Esta muerte ha desatado una ola de protestas a lo largo y ancho de Irán, sobre todo de mujeres, pero también de hombres, en contra del régimen que prohíbe a las mujeres mostrar su cabello, a exhibir un pedazo de su piel, a usar ropa ajustada o a lucir maquillaje. La Policía de la moral (el nombre lo dice todo) es la encargada de hacer cumplir esas arcaicas y repudiables normas morales y tiene la potestad de detener a las infractoras, de cobrarles una multa o incluso de flagelarlas.

La muerte de Mahsa Amini ha movilizado a las mujeres iraníes que, ya desde hace varios años, luchan por un poco más de libertad. En esta ocasión ya llevan una semana movilizadas y hasta ayer se contabilizaban 17 personas fallecidas en la revuelta. Como medida de control, el Gobierno ha respondido restringiendo el acceso a las redes sociales. Es decir, el pedido de libertad se salda con más opresión.

En pleno siglo XXI, es inconcebible que un gobierno imponga reglas de vestimenta basado en la religión y la moral. Las mujeres iraníes que están exponiendo su propia vida en las protestas deberían recibir el respaldo del resto del mundo.

En el caso boliviano, el presidente Luis Arce ha pedido a la Asamblea General de la ONU declarar el decenio de la despatriarcalización para luchar contra la violencia hacia las mujeres, pero poco antes se reunió con el presidente iraní, Ebrahim Raisi, para hablar de comercio, lo que demuestra que el discurso dista mucho de los hechos.

Los avances en favor de la equidad de género son destacables en gran parte de los países, pero las naciones islámicas se han mantenido al margen de esta corriente que busca libertad e independencia plena para las mujeres.

Es hora de que caigan todos los velos para que las mujeres iraníes sean libres, tal como lo son los hombres, quienes imponen estas absurdas reglas de conducta para ellas.

Las mujeres iraníes que están exponiendo su propia vida en las protestas deberían recibir el respaldo del resto del mundo.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS