Editorial

Repudiable maniobra para elegir al Defensor

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - domingo, 25 de septiembre de 2022 - 5:00

El MAS es el mismo de siempre. Impone, atropella y toma el poder incluso de las instituciones que, según la Constitución Política del Estado, deberían ser independientes. Aprovechando que 32 opositores pidieron licencia para no asistir a la sesión legislativa del viernes, el MAS cambió el orden del día para incluir de forma sorpresiva la elección del Defensor del Pueblo porque la Carta Magna establece que esta autoridad debe ser nombrada por dos tercios de votos de los presentes y no así del total de los miembros del cuerpo legislativo.

De los 32 opositores que pidieron licencia, 16 lo hicieron para asistir a los actos de la efeméride cruceña, mientras que otros argumentaron otro tipo de actividades. De tal forma que Pedro Callisaya, el candidato que fue promovido por el oficialismo desde que se inició el proceso de selección, fue nombrado en el cargo de Defensor del Pueblo con 95 votos a favor. Sólo se registraron dos votos blancos.

La Asamblea estaba citada para tratar las observaciones del Ejecutivo a dos leyes económicas y la transferencia de unos lotes de terreno, pero el reglamento de debates establece que el orden del día puede alterarse por dos tercios de los presentes. Y justamente eso es lo que hizo el MAS, aprovechar que los opositores estaban ausentes para elegir al Defensor del Pueblo.

Es reprochable la actitud de los opositores que, conociendo la forma artera en la que actúa el MAS, debieron asegurar su presencia en la sesión legislativa. Pero, es más condenable la maniobra del MAS, que aprovecha cuanto recurso tiene a su alcance para tomar el control de las instituciones, incluso aquellas que pertenecen al pueblo.

Ya antes hubo cinco sesiones frustradas para elegir al nuevo Defensor del Pueblo. En los primeros intentos ni siquiera el MAS lograba ponerse de acuerdo con un único candidato y luego los opositores frenaron la elección porque con su asistencia se aseguraba que el MAS no consiguiera los dos tercios de votos. El oficialismo tenía su candidato y los opositores lo propio, pero nunca hubo interés de armar consenso en torno a una persona independiente.

Incluso, el oficialismo tenía un plan B que consistía en que, si la Asamblea no lograba elegir al Defensor en determinado tiempo, podía hacerlo el presidente Luis Arce de forma interina. Pero, no fue necesario que Arce hiciera uso de ese poder conseguido, también de manera artera, en un juzgado de La Paz.

La Asamblea preparó todo para conseguir el objetivo: Diseñó una agenda aparentemente sin importancia, citó a la sesión un viernes cuando habitualmente el trabajo legislativo es de martes a jueves y lo hizo un día antes de la efeméride cruceña porque seguramente muchos irían a rendir homenaje a la tierra oriental, todos menos los cruceños del oficialismo. También envió de viaje al presidente nato de la Asamblea, David Choquehuanca, para que nadie tenga que restregarle sus incoherencias discursivas.

De nada sirve su retórica concertadora ni su metáfora del cóndor que sólo puede volar si el ala izquierda está en equilibrio con la derecha. De nada sirve si va a escapar de sus funciones para que su bancada haga lo que quiera.

Pero, el viaje no salva de la responsabilidad a Choquehuanca, quien cargará con una Defensoría convertida en agencia gubernamental, sin legitimidad y en franco deterioro, al punto de poner en duda la necesidad de su existencia.

Si había una autoridad que debía ser elegida por consenso no sólo político sino nacional, ése era el Defensor del Pueblo, porque se entiende que la institución a su cargo está para velar por los derechos de los ciudadanos frente a los abusos del Estado. Si la Defensoría responde al oficialismo, entonces no hay quién defienda a los perseguidos políticos, a los torturados, a los detenidos preventivos sin juicio ni sentencia, a los que piensan diferente. “Misión cumplida”, dijo el presidente de Diputados, Freddy Mamani, quien presidió la nefasta sesión. Si ése era el objetivo, un aplauso azul para él.

Es reprochable la actitud de los opositores que, conociendo la forma artera en que actúa el MAS, debieron asegurar su presencia.
Si la Defensoría responde al oficialismo, entonces no hay quién defienda a los perseguidos políticos, a los torturados...

Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS