Editorial

Secuestrados por
la mafia

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - martes, 13 de septiembre de 2022 - 5:00

Cuatro personas han perdido la vida en menos de una semana en la población fronteriza de San Matías, en el departamento de Santa Cruz, y lo han hecho todas en circunstancias violentas.

No se trata de una violencia cualquiera, sino de una violencia sicaria, de asesinatos a punta de arma y sangre fría, aunque, por supuesto, se desconocen los móviles precisos y no se ha identificado aún a los culpables.

Este último aspecto, el de la identificación de los sicarios, debería ser cuestión de horas, pues en dos de los sucesos registrados existen filmaciones.

Sin embargo, lo preocupante del caso es que lejos de ser excepcionales, los hechos de esta naturaleza son frecuentes en esta localidad cruceña. Un municipio con no más de 10 mil habitantes se ha convertido desde hace varios años en centro de actividades relacionadas al tráfico de drogas y el contrabando. Al ser colindante con Brasil, San Matías recibe tanto a ciudadanos bolivianos como brasileños que desarrollan allí sus actividades.

El primer hecho anotado la semana pasada fue el asesinato de un joven de 19 años. El muchacho se encontraba desaparecido y luego de unos días sus restos fueron hallados descuartizados y calcinados.

El domingo, 11 de septiembre, se registraron tres asesinatos. Rosauro Maturana Ramos –quien tenía antecedentes penales- fue abatido a tiros por sicarios que bajaron de una camioneta y le dispararon a él y a otra persona que resultó herida.

Horas después se dieron otros dos crímenes. Esta vez dos fueron las víctimas fatales y un tercero quedó herido. El incidente se registró en el interior de un local de riñas de gallos. Los sicarios irrumpieron en el lugar y acribillaron a los dos hombres, para posteriormente darse a la fuga en un vehículo. Uno de los fallecidos es el hijo del exalcalde Moisés Shriqui Vejarano y hermano del actual concejal de la capital beniana, Mezoth Shriqui. Los familiares de Shriqui han hecho conocer un comunicado en el que sostienen que su familiar no tenía ninguna vinculación con el narcotráfico y que se dedicaba a la ganadería.

La Policía Boliviana ha desplegado tropas a San Matías para investigar los acontecimientos y dar tranquilidad a la población. Según declaraciones del comandante de la Policía de Santa Cruz, coronel Omar Chávez, se tiene la hipótesis de que las muertes podrían estar relacionadas a ajustes de cuentas por el tráfico de drogas, pero se debe cruzar datos con la Policía brasileña para tener más elementos.

La extensa frontera con Brasil y la ausencia de puntos de control facilita la huida de los sicarios, así como el paso de narcos por esta región del país. Pero ahí no acaba el asunto: hace tiempo que la población de San Matías ha sido penetrada por los tentáculos del narco y las consecuencias son fácilmente advertibles. Según los pobladores muchos jóvenes son atraídos por el dinero fácil de estas actividades y la falta de autoridad y presencia del Estado en el lugar facilita las cosas.

Es lamentable que cada vez con más frecuencia existan poblaciones secuestradas por las mafias en nuestro país, y es momento de que las autoridades tomen en serio su papel de proteger a los ciudadanos de estos riesgos. Pequeñas poblaciones fronterizas en el Beni y Santa Cruz, lo mismo que en la zona del altiplano y toda la región del Chapare son presa de la acción de narcotraficantes y contrabandistas que comparten protagonismo en el control de las mismas ante la impotencia de los habitantes y la falta de acción del Estado. De poco sirve la preocupación extemporánea o investigaciones que ya se puede adelantar que no llegarán a esclarecer nada.

Estamos viviendo un momento de mucha vulnerabilidad ante la presencia de mafias de traficantes en el país. El desprecio por la vida se ha vuelto moneda corriente y la tendencia, es, como se ve, tratar de apagar el incendio cuando el fuego ya es incontrolable.

Este último aspecto, el de la identificación de los sicarios, debería ser cuestión de horas, pues en dos sucesos existen filmaciones.
Estamo s viviendo en un mo mento de mucha vulnerabilidad ante la presencia de mafias de traficantes en el país.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS