Editorial

Vergonzosa toma de la Apdhb

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - martes, 16 de agosto de 2022 - 5:00

El gobierno de Luis Arce muestra cada vez con más frecuencia su desapego a los principios democráticos, al no permitir la existencia de organizaciones disidentes y librepensantes, ni siquiera en el ámbito de la sociedad civil.

El copamiento de casi todo el aparato estatal no es algo que sorprenda en Bolivia, pero, además, tomar la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), la Defensoría del Pueblo o encarcelar periodistas como pretende hacerlo, eso ya es cruzar una línea hacia un gobierno autoritario porque son entidades llamadas a defender a la sociedad de los abusos del poder.

El caso que nos ocupa hoy es el de la Apdhb, que está encabezada por la combativa Amparo Carvajal, aquella mujer que, sin importar quién sea el autoritario de turno, defiende al perseguido y al desvalido. Así lo hizo con los hoy poderosos del MAS durante las dictaduras.

El Gobierno no tolera la voz fuerte y clara de Carvajal en defensa de los derechos humanos y por eso ha hecho de todo, primero para sacarla del cargo y reemplazarla por algún personaje del oficialismo, y luego para crear una institución paralela a la que ahora quiere darle legalidad con un NIT de Impuestos Nacionales. La estrategia para acallar esa voz va desde el intento de toma física del inmueble que ocupa hasta la realización de congresos paralelos sin legitimidad ni convocatoria.

En ese marco, en diciembre del año pasado se llevó adelante un “congreso ordinario” en el que el ciudadano Édgar Salazar, afín al MAS, fue elegido como supuesto presidente de la Apdhb. Este evento se realizó en la Federación de Mineros sin la participación de cinco regionales.

Pese a ese evento apócrifo, en los hechos, Carvajal siguió ejerciendo como presidenta de la Asamblea, no solo por ocupar una oficina en la avenida 6 de Agosto, sino porque su labor se extiende a las calles, a las carreteras, a Tariquía y a las cárceles, donde la necesitan los desvalidos.

Pero, la semana pasada esta mujer que tiene más de 80 años y que parece estar forjada de hierro, se dio con la noticia que Impuestos Nacionales le había quitado el NIT de la Apdhb y se lo había entregado a Salazar. Ese documento le servía a Carvajal para pagar la AFP del único empleado que tiene la Asamblea.

Triste papel el de Impuestos Nacionales, que se presta para amedrentar comediantes y para quitar el NIT a la única organización de la sociedad civil que quedaba para hablar a nombre de los perseguidos. Si no quieren aumentar el rechazo que la gente les prodiga, señores de Impuestos, devuelvan el NIT a quien le corresponde.

El Gobierno no tolera la voz fuerte y clara de Carvajal en defensa de los derechos humanos y por eso ha hecho de todo.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS