Editorial

Vergüenza también por las FFAA

Editorial
Editorial
Por 
La Paz - sábado, 04 de junio de 2022 - 5:00

La Policía ya hizo pasar vergüenza al país cuando se descubrió que un vehículo robado en Chile estaba en la casa de uno de sus oficiales. Ahora son las Fuerzas Armadas las que ponen al país en una situación similar porque un motorizado hurtado también en Chile apareció, nada más y nada menos, que en el cuartel Mejillones de Huachacalla.

El vehículo es una inconfundible casa rodante que, para mayores señas, estaba personalizada con luces led, así que al propietario le resultó fácil reconocerlo. Lo difícil fue recuperar el automóvil, puesto que éste desapareció en 2020 y sólo dos años y medio después el propietario pudo tomar posesión del motorizado, luego de viajes infructuosos y trámites engorrosos.

En vez de procesar a los responsables o de ofrecer una disculpa a la víctima que sufrió el robo, el Gobierno, representado por el viceministro de Lucha contra el Contrabando, Daniel Vargas, salió a justificar el hecho indicando que el vehículo se encontraba en la instalación militar porque no tenía reporte de robo y aseguró que no estaba en uso de ningún militar. Si eso fuera verdad, vaya singular manera de resolver los casos de los autos robados, guardándolos en un recinto militar por siempre, mientras la víctima peregrina por justicia en Chile y en Bolivia.

Si había buenas intenciones, lo lógico sería que la unidad militar facilite la entrega del automotor a su propietario cuando acudió en una anterior ocasión acompañado de Diprove y no actuar como lo hizo sin permitir siquiera el ingreso de las autoridades policiales.

Las contradicciones son tan evidentes que el jefe de la unidad militar en cuestión dijo que el vehículo era fletado a la Aduana, instancia que respondió que esa figura no existe. Y para más contundencia, la Aduana dijo que los vehículos decomisados deben ser remitidos a sus dependencias en un plazo de 24 horas.

Además, no hay que perder de vista que no es el único caso. El mismo viceministro señaló que en el recinto militar en cuestión hay 12 vehículos indocumentados, de los que no se sabe si son robados o simplemente internados por vías ilegales.

Haría bien el Gobierno en no proteger a los responsables de estos hechos para limpiar la imagen del país, que ha quedado maltrecha desde que un reportaje chileno reveló la forma en que los autos robados van a parar a manos de policías o militares. El investigador chileno Hugo Bustos considera que alrededor del 80% de los autos robados en Chile están en Bolivia en manos de uniformados. Se va a necesitar mucha lavandina para lavar esa mala imagen.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS