En la mira

El Prado alteño

miércoles, 26 de octubre de 2016 · 00:00
La paradoja es que los ciudadanos alteños se han movilizado demandando por  la lentitud y falta de concreción de obras; sin embargo, pocas horas después de la inauguración de una de ellas, el denominado Prado alteño, la jardinera de la avenida Cívica sufrió daños   inaceptables: gente que lanzó piedras y palos a las fuentes de agua, otros que quebraron las boquillas de la fuente principal -que permiten el juego de aguas que es una de las principales atracciones- y un grupo de vendedoras de comida que decidieron lavar sus platos en las mismas fuentes.

 El paseo, que se extiende a lo largo de un kilómetro,  demandó una inversión de 17 millones de bolivianos y tiene seis fuentes de agua y jardineras además de iluminación (que también fue dañada a mansalva) y bancas para los transeúntes. 

¿Se puede entender que una ciudad que reclama mejoras por sus largos años de postergación no pueda preservar las obras que se le ofrece? Parte de la responsabilidad la tienen malhechores; otra parte quizás los enemigos políticos de la Alcaldesa, pero, ¿qué hace el resto de la comunidad alteña?

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

135
2

Otras Noticias