En la mira

Vuélvase mañana

miércoles, 6 de julio de 2016 · 00:00
Que la Ley 348 (para garantizar a la mujer una vida libre de violencia) es un paso invaluable para combatir la violencia de género, nadie lo puede discutir, como tampoco algunos de sus vacíos, y, mucho menos, la enorme distancia entre lo que la ley propone y lo que los administradores y operadores de justicia disponen.

El último viernes de junio, Ana Medina, de 21 años, quiso denunciar las agresiones de su esposo en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) en Santa Cruz, pero quienes la recibieron le dijeron que "vuelva el lunes”, por que ya no estaba en hora. Al día siguiente, su esposo Reynaldo R. le prendió fuego después de rociarla con gasolina. Ana estuvo internada por 15 días, hasta que perdió la vida.

 Como decimos, la voluntad de las autoridades y hasta de la ley pueden ser muy grandes, pero de nada sirve si no van acompañadas por la acción de  quienes la aplican, de poco sirve. Una denuncia o la llamada de una víctima no puede ser objeto de dilación, ni de suspicacia  ni de revictimización. Mientras no exista el respeto, no se pueden garantizar los derechos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

92
2

Comentarios

Otras Noticias