En la mira

Malas señales

martes, 23 de agosto de 2016 · 00:00
El oriente del país sufrió el impacto de vientos huracanados que azotaron los centros urbanos y causaron, además de alarma,  daños en casas y edificios. El aeropuerto de Guayaramerín y  el penal Mocoví (Trinidad) fueron afectados en sus estructuras por estos vientos: el tinglado de la terminal beniana colapsó, lo mismo que un pabellón de la mencionada cárcel. Además, en toda la región cayeron postes y árboles. Todo esto se produjo en medio de una intensa humareda causada por los tradicionales chaqueos que, a pesar de las advertencias, al parecer se han incrementado en frecuencia e intensidad.

No son asuntos aislados y quienes habitan en esta parte del país dan fe de ello. La intensa deforestación ha dejado desprotegidas a las ciudades y los chaqueos -que también deforestan- llegan con los vientos. A esto se suma una sequía que es la peor en 25 años y que está incluso matando ganado, con los consecuentes peligros en salubridad.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

127
3

Comentarios

Otras Noticias