En la mira

Traspiés defensoriales

sábado, 06 de agosto de 2016 · 00:00
Harto difícil debe ser equilibrar una imagen que lo obliga a ser creíble, frente a las necesidades de responder a las demandas de un Gobierno que lo eligió para no incomodarlo.

Así las cosas, a David Tezanos Pinto, Defensor del Pueblo recientemente elegido por mayoría en el Congreso luego de haberse desempeñado largamente como funcionario público, le está tocando -cual malabarista- hacer una de cal y otra de arena. Hace unas semanas se ofreció para ayudar a los discapacitados que quedaban en la vigilia a no irse con las manos (tan) vacías, después de (días antes) haber sido sorprendido costeando pasajes de vuelta a muchos de ellos.  Ahora, le toca hacer masacre blanca en la institución, echando a funcionarios con cargos institucionalizados so pretexto de implementar una reestructuración. El Defensor tiene todo el derecho de designar a su personal de confianza, pero despedir a 60 personas para cuotear cargos en el oficialismo no es una buena señal; máxime si, como es el caso, se trata de una institución que de no mantener su independencia del poder político no tiene razón de ser.
41
2

Comentarios

Otras Noticias