En la mira

Traspiés defensoriales

sábado, 6 de agosto de 2016 · 00:00
Harto difícil debe ser equilibrar una imagen que lo obliga a ser creíble, frente a las necesidades de responder a las demandas de un Gobierno que lo eligió para no incomodarlo.

Así las cosas, a David Tezanos Pinto, Defensor del Pueblo recientemente elegido por mayoría en el Congreso luego de haberse desempeñado largamente como funcionario público, le está tocando -cual malabarista- hacer una de cal y otra de arena. Hace unas semanas se ofreció para ayudar a los discapacitados que quedaban en la vigilia a no irse con las manos (tan) vacías, después de (días antes) haber sido sorprendido costeando pasajes de vuelta a muchos de ellos.  Ahora, le toca hacer masacre blanca en la institución, echando a funcionarios con cargos institucionalizados so pretexto de implementar una reestructuración. El Defensor tiene todo el derecho de designar a su personal de confianza, pero despedir a 60 personas para cuotear cargos en el oficialismo no es una buena señal; máxime si, como es el caso, se trata de una institución que de no mantener su independencia del poder político no tiene razón de ser.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

101
3

Comentarios

Otras Noticias