Un camión, un pelo al gato

sábado, 19 de agosto de 2017 · 00:00
Es difícil imaginar cuánto dinero mueven los contrabandistas que operan en las fronteras del país, pero seguramente son ingentes cantidades, puesto que no tienen miramientos en quemar sus camiones cuando son descubiertos por la Aduana.
 
Eso ha estado sucediendo en el último tiempo. Cuando se ven sorprendidos por las autoridades, los contrabandistas llaman a los pobladores más cercanos y arrojan la mercadería para que cada quien agarre lo que pueda, como en una piñata de cumpleaños. Acto seguido, proceden a quemar el camión a vista de los efectivos.
 
No se sabe qué ocurre después, pues  podría estar sucediendo que luego de que los guardias se alejan, los contrabandistas pasan a recolectar la mercadería entregada a los pobladores a cambio de alguna recompensa, porque nadie cree que estas personas sean altruistas y que solamente regalen sus pertenencias en vez de que la Aduana les decomise.
 
En todo caso, la Aduana está ante una nueva realidad y debe estar preparada para enfrentar las creativas formas que inventan los contrabandistas para escapar a sus controles.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

102
5

Otras Noticias