En la mira

Tentaciones peligrosas

viernes, 25 de octubre de 2019 · 00:14

Controlar lo que dicen los medios es siempre un objeto de deseo del poder. Por eso, los gobiernos más autoritarios prefieren tomar en sus manos las agendas de la mayor cantidad de medios y así neutralizar información que les incomode.

 El MAS ha cumplido eficientemente esa labor y son pocos actualmente  los medios que ejercen la labor fiscalizadora del poder político con libertad. Sin embargo, uno de estos medios independientes, El Deber, ha denunciado a la viceministra de Comunicaciones, Leyla Medinacelli, de llamar para pedir que se cambie un titular que hacía referencia a la segunda vuelta, algo que –de más está decir– el Gobierno quiere evitar.

 No es de extrañar que el Gobierno  pretenda titulares a su gusto, lo sorprendente (¿o no?) es que una autoridad se arriesgue, como en este caso, a ser puesta en evidencia. Es mucho anacronismo, mucho autoritarismo y muy poco sentido común el que, en momentos como el que se viven, pueden empujar a estas autoridades a ceder a estas tentaciones peligrosas, para  salir  trasquilados. Bien, en todo caso, por el medio, que no sólo no aceptó sino que denunció.

 

81

Otras Noticias