En la mira

Una muerte absurda

miércoles, 22 de mayo de 2019 · 00:14

La muerte de Milenka Arteaga es absurda. Ocurrió por el capricho de un caudillo político que se le ocurrió que sus seguidores y  sus funcionarios debían ir hasta Chimoré para proclamarlo. En otra ocasión los hizo ir a Cochabamba y no faltará el día en que los cite en Orinoca o en Buenos Aires para mostrar  fuerza política.

Los sacrificios a los que son expuestos los funcionarios públicos que están obligados a asistir a ese tipo de actos por preservar el cargo son denigrantes para la condición humana y para los profesionales que no merecen ese trato.

 Ante la presión de los medios para que se informe del caso, el Ministerio de Justicia emitió  un comunicado mal redactado en el que, en vez de explicar las circunstancias del accidente, se concentra en decir que la funcionaria acudió de manera voluntaria a la concentración de Chimoré, a sabiendas de que nadie se atreverá a desmentir esa versión por temor.

La muerte de Artega debería motivar a Evo Morales a cambiar de estrategia y a hacer concentraciones en cada ciudad en vez de obligar a sus funcionarios a hacer viajes peligrosos por el caos que se genera en torno a los mismos.

 

344
4

Otras Noticias