En la mira

Crimen planificado

sábado, 15 de junio de 2019 · 00:14

El asesinato de Rigoberta Barrios (39 años) fue planificado. Como dirían en estrados judiciales, fue con premeditación y alevosía. Ella quería hacer valer el derecho de su hija de 11 meses y por eso le cobraba pensiones al padre, el policía Rubén Márquez. Éste, para deshacerse del problema, planeó el crimen. Compró un chip y lo introdujo a su teléfono para enviar mensajes a la familia de Rigoberta como si fuera el exmarido de ésta, lanzando amenazas de muerte y cosas por el estilo. Luego, pagó 14.000 bolivianos a su amigo, el también policía Rubén Arubito Chiri, para que hiciera un hueco en el patio de su casa y permitiera dejar ahí el cadáver de Rigoberta, dentro de un turril. Luego, tapó la escena con cemento. Pero, como no hay crimen perfecto, cometió el error de poner el chip en su propio celular y, gracias al IMEI de éste, se pudo llegar hasta su lugar de trabajo. 

Los 30 años de prisión que dispone la ley para estos casos se quedan cortos por la crueldad y frialdad con la que actuó este hombre. Se supone que la Policía está para proteger a los ciudadanos, pero estos dos uniformados usaron sus conocimientos para planificar un espeluznante feminicidio. 
 

 

11
162

Otras Noticias