Otro derrame de lixiviados

lunes, 05 de agosto de 2019 · 00:13

Si sucede una vez puede ser un accidente, pero si sucede dos veces, puede ser negligencia. El más reciente derrame de lixiviados en el botadero de Alpacoma ha demostrado que algo  está fallando en la gestión de la basura de La Paz.

La Alcaldía culpa a la empresa Tersa, a la que amenazó con un proceso penal y le pasó una pequeña multa de 60.000 bolivianos que, según dijeron los voceros, puede ir creciendo. Y Tersa ha rebotado la responsabilidad a la Alcaldía indicando que había advertido que el relleno estaba al límite y que no se hizo nada al respecto. 

Nadie puede negar que el alcalde de La Paz, Luis Revilla, está siendo víctima de persecución judicial, tanto por el primer derrame de desechos en Alpacoma como por el programa que dirige su esposa, Maricruz Ribera, sin embargo, eso no lo exime de la responsabilidad de gestionar adecuadamente la crisis de la basura.

Hasta ahora no se ha podido consolidar un nuevo botadero y, precisamente por eso, se ha vuelto a presentar un serio incidente en el relleno de Alpacoma, con el derrame de lixiviados hacia la superficie colindante a las piscinas.

14
61

Otras Noticias