En la mira

Una pérdida dolorosa

viernes, 09 de agosto de 2019 · 00:14

El accidente ocurrido esta semana en la ruta a Apolo dejó a buena parte del país con el corazón roto. 15 personas fallecieron, de las cuales, al menos 12 eran jóvenes médicos que iban a trabajar en un programa de voluntariado llevando salud a las comunidades de la zona.

Según los testimonios de los sobrevivientes, el bus iba a demasiada velocidad, a tal punto que los pasajeros pidieron al conductor o a la conductora (eso quedará establecido por las investigaciones) que dejara de correr tanto.

Cualquier pérdida de vida humana es dolorosa, cualquier accidente es una tragedia, pero este en particular golpeó con fuerza a la ciudadanía porque las víctimas eran médicos jóvenes, con el futuro por delante y las ganas de trabajar por los demás frustradas.

Es absolutamente decepcionante que en pleno siglo XXI no existan controles en la carretera, que todavía existan rutas de la muerte y que la ayuda tarde horas en llegar por las mismas carreteras accidentadas. ¿Dónde están los helicópteros de los que se enorgullece el Gobierno? ¿Por qué no se usan para salvar vidas de bolivianos accidentados en las rutas?
 

 

234
5

Otras Noticias