En la mira

Dos ejemplos (más)

martes, 10 de septiembre de 2019 · 00:14

La justicia en el país está llegando a los peores niveles. El grado de corrupción, ineptitud y lenidad de jueces y fiscales es insólito y, si bien en Bolivia nunca hemos tenido una justicia ágil y proba, es probable que los extremos actuales nunca hayan sido registrados.

Cada semana o mes suman los ejemplos. En estos días, dos de ellos llaman la atención: primero la sentencia, luego de dos años, del caso de Carla y Jesús. La finalización del proceso fue celebrada por la familia, aunque solamente porque concluyó el calvario que empezó el 1 de enero de 2017. Un caso con asesinos confesos que tomó !20 meses! en tener una sentencia… Increíble.

Y, hace pocos días, después de 10 años, se dictó sentencia en el caso del asesinato del empresario O’Connor, que involucró a autoridades del YPFB y del Gobierno. Luego de una década, se determinó condenar solamente a los autores materiales y absolver a todos los involucrados en el caso. Según el juez, no había suficientes pruebas para involucrar a quienes en realidad planificaron el hecho. Otra decisión insólita que demuestra que es imposible esperar justicia de quienes la administran.

 

166
3

Otras Noticias