En la mira

Se juega la democracia

sábado, 10 de octubre de 2020 · 00:14

La democracia boliviana cumple este 10 de octubre 38 años de vigencia ininterrumpida, pero lo hace con un fuerte déficit de libertades y con sus principios carcomidos, rasgos que se arrastran desde el gobierno de Evo Morales y que, guardando las distancias, se mantienen durante el gobierno de Jeanine Añez.

Precisamente por eso, las elecciones que se celebrarán dentro de una semana son cruciales. Por un lado, el país necesita encontrar un cauce democrático e institucionalista pleno y, por otro lado, se apresta a entrar a un nuevo ciclo democrático.

   Entre 1985 y 2003 rigió en Bolivia la denominada democracia pactada, que permitió elegir presidente en el Congreso ante la imposibilidad de que las fuerzas políticas lograran la mayoría absoluta de votos. El clientelismo, la corrupción y el déficit de participación ciudadana pusieron fin a ese ciclo democrático. Entre 2006 y 2019 se impuso una nueva era, la del populismo de Evo Morales, con su consiguiente debacle  en los hechos del año pasado.

Por eso decimos que Bolivia se encamina ahora a un nuevo ciclo. El voto dirá sus características.

 

 


   

33

Otras Noticias