Erika Brockmann Quiroga

Kaliman: venezolanización de las FFAA

viernes, 16 de agosto de 2019 · 00:11

Agradezco al general Williams Kaliman por su discurso en ocasión del 194 aniversario de las Fuerzas Armadas (FFAA). Su mensaje no cayó en saco roto, fue inspirador. ¡Cómo no evocar al legendario héroe de radionovela mexicano para compararlo con su tocayo boliviano! Y es que, con la sinceridad  de un convencido, nuestro Kaliman ha develado el secreto escondido bajo el manto de la indiferencia y del efecto distractivo que impone la dinámica electoral. Ha señalado que la institución fundante y clave para la patria y nuestra convivencia democrática es nacionalista, anticolonialista y antiimperialista. Y, con tono amenazante, advirtió a los opositores en contienda electoral que la institución armada no permitirá  que sus “gratuitos detractores antinacionalistas y antipatria” propongan cambios “con oscuras intenciones” 

Por su parte, el Presidente reafirmó  la consigna guevarista “Patria o muerte ¡ Venceremos!”  impuesta a las FFAA a tiempo de ofrecerles mayor protagonismo en los directorios de empresas estratégicas del Estado, entre otras canonjías. Al hacerlo, vulneró flagrantemente el Reglamento de Propaganda y Campaña Electoral, que prohíbe la promoción de candidaturas y  que se planteen ofertas de campaña en actos gubernamentales, o se refieran a las fuerzas políticas participantes en el proceso electoral. En medio de tanta impunidad, contravenir normas no quita el sueño al núcleo de poder.

Las críticas arreciaron. Se demandó el relevo de Kaliman del comando de las FFAA. Especialistas, y hasta los uniformados, del sector pasivo, reserva activa y otros condenaron el servilismo y falta de dignidad de la cúpula militar frente al “gobierno de turno” y a su candidato inconstitucional. 

Hace ya tiempo el Evismo emula el modelo cívico militar del régimen venezolano. Su fórmula es sencilla. Basta acusar al imperio norteamericano, recordarlo por explotar a los pueblos, sembrando dolor y muerte, los años 90 cuando su dominio unilateral y abusivo era incuestionable. Basta presumir   que trama el contraataque, pretextando la tóxica influencia cubana y rusa en su “patio trasero”.  A la idealización de la influencia de la isla, Elizabet Burgos, intelectual y exmilitante del castrismo, responde afirmando que “ahí, donde han estado los cubanos, todo termina en tragedia”. 

Al igual que Rusia y China, la injerencia cubana ha sido inteligente y paciente, siendo verificable. En Bolivia se da en un entorno distinto al venezolano.   Los bolivianos experimentan la sensación térmica de “progreso económico y social” que nos dejó el ciclo de bonanza extraordinaria que, desde  hace  años, Evo mantiene artificialmente, rifando reservas, incrementando deuda, déficit fiscal y manipulando cifras. 

Hoy, la sumisión al dominio imperial tiene otros dueños y cooperantes, esos que hicieron de Venezuela cabecera de playa para asegurar su presencia en la región sin reeditarse la contradicción izquierda derecha o  el dilema entre socialismo y capitalismo del pasado siglo. 

Los hechos son verificables.  1. Serán cinco las promociones  de la Escuela Antiimperialista de los Pueblos y de las FFAA JJTorres, cuya inauguración fue celebrada por chavistas y nicaragüenses, por ser puntal de la formación militar digna en la región, 2. La polémica presencia del “talibán cubano”,  Hasan Pérez,  dando    cursos  sobre seguridad nacional “antiimperialista”  a las fuerzas especiales de la Presidencia,  en marzo pasado.

3. En 2017, el Ministro de Defensa anunció que la celebración del 192 aniversario de la FFAA en Omasuyos no sería “un simple desfile”, ya que civiles, Ponchos Rojos, Bartolinas y otras organizaciones afines al MAS, harían ejercicios castrenses junto a militares. Desfilarían armados, extremo que al final no se produjo, 4. El programa de inclusión e interculturalidad de las FFAA, desvirtuado al privilegiar el ingreso de jóvenes avalados por sindicatos oficialistas, preferentemente cocaleros. 

La militarización del régimen y la cooperación rusa son inocultables ¿Es conveniente comprometer a  las FFAA en la conducción de directorios y en gestión de las industrias estratégicas del país? ¿Acaso olvidamos los más de 10 casos de corrupción que mancharon a las FFAA estos años, la quiebra de una empresa constructora y el daño económico provocado?  ¿Quedo en papel mojado la vocación pacifista proclamada constitucionalmente?

  
Erika Brockmann Quiroga es politóloga y fue parlamentaria

261
3

Otras Noticias