Otras palabras

Las elecciones en Brasil

Por 
jueves, 23 de agosto de 2018 · 00:10

En octubre los brasileños y brasileñas elegirán el nuevo Presidente de la República. En la primera encuesta después del inicio de la campaña, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), lidera las intenciones de voto con el 37%, pese a que está preso y condenado en segunda instancia por corrupción pasiva y blanqueo de dinero, y, a principio, impedido de presentarse como candidato.

En segundo lugar, con 18%, está el candidato de extrema derecha del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, un capitán del Ejército jubilado. En tercer lugar está Marina Silva del Partido Rede Sustentabilidade (REDE) con 6%, seguida por Geraldo Alckim del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), ambos con 5% de intención de votos.

La encuesta sin Lula y con el candidato alternativo del PT, en caso de su inhabilitación, Fernando Haddad, Bolsonaro sube a 20%, Marina a 12%, Geraldo Alckmin a 9% y Ciro Gomes con 7%. Los votos blancos/nulos ascienden a 29% y ns/nr a 9%.

El escenario político brasileño no podría ser más incierto. Hasta ahora no se sabe si Lula podrá oficialmente ser candidato. Y en caso de su impedimento, si el PT logrará transferir los votos a Haddad, éste alcanza 4% de intención de votos y todo indica que el voto del PT sin Lula se dispersará entre otros candidatos.

Brasil enfrenta una profunda crisis política, social y económica. A la sistémica corrupción, que involucra la mayoría de los partidos políticos, se suma la desaceleración económica con 27 millones de brasileños desempleados o subempleados y el incremento vertiginoso de la violencia en las ciudades, y el campo.

No es sencillo comprender la polarización de la intención de votos entre Lula y Bolsonaro. La popularidad de Lula, que llega a 45% entre los jóvenes de 16 y 24 años, puede fundarse en la identificación de Lula con la defensa de los derechos de los más pobres y vulnerables, así como con los derechos humanos, de las mujeres, y de la comunidad LGBT.

Es posible que Lula capitalice votos en contra de Bolsonaro, quién defiende la dictadura militar, la pena de muerte, la tortura, la discriminación y la violencia contra negros, mujeres y comunidad LGBT. De igual manera, puede ser un voto en contra de Gerardo Alckmin, que representa los partidos políticos tradicionales y de derecha.

Sin embargo, queda la pregunta de cómo es posible que los simpatizantes de Lula desvinculen la responsabilidad política del PT (y del mismo Lula) en relación a la corrupción generalizada y con pruebas contundentes durante diez años de gobierno. No hay que olvidar que 84% de la población apoya las investigaciones sobre corrupción y quiere que los culpados sean castigados.

Aún más desconcertante es la popularidad de Bolsonaro. Su impronta popular, anecdótica, antisistémica y carismática, suscita curiosidad y simpatía en una época marcada por la valorización de la performance individual y de mensajes de impacto.

No queda duda que para Lula y Bolsonaro, la pérdida de legitimidad del sistema político juega a su favor. En estas elecciones impresiona la marginalidad del tema ambiental. Con excepción de Marina Silva, activista por la defensa de la Amazonia, los otros candidatos apoyan la expansión de la frontera del agro negocios (soya y ganado), la construcción de megaobras, como hidroeléctricas, carreteras, ferrovías y la explotación de minerales en la floresta amazónica, pese a los costos sociales, y ambientales ampliamente conocidos.

Los principales candidatos - Lula, Haddad, Alckmin y Gomes, manifiestan su intención de seguir el modelo extractivista de los anteriores gobiernos. Ignoran el gran desafío del siglo XXI: la crisis ambiental, la desregulación climática, la deforestación acelerada y la creciente violencia contra los pueblos indígenas, campesinos, y pescadores.

Fernanda Wanderley es socióloga investigadora

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

35
44

Otras Noticias