Fernando Salazar Paredes

Las alucinaciones de noventa despistados diletantes

martes, 14 de enero de 2020 · 00:11

Noventa mercenarios –sujetos que realizan por otros, una tarea o misión, generalmente innoble, a cambio de un emolumento–   han publicado el pasado miércoles un aviso pagado, bajo el título de “Por la paz en Bolivia”. Sostienen, que  (1) Hay una situación de fuerza que domina Bolivia y viola normas del derecho de gentes; (2) Se cae en un no-gobierno; (3) Morales sigue siendo presidente porque no se trató su renuncia; (4) el 22 de enero quedan vacantes los órganos Ejecutivo y Legislativo y el presidente del Tribunal  Supremo debería asumir la presidencia.

 Encabeza a los 90 tontos útiles un empleado argentino del gobierno de Morales, Eugenio Raúl Zaffaroni, muy cuestionado en su país por funcional a las dictaduras militares y otras denuncias sobre el uso de sus bienes inmuebles para proxenetismo.

 El derecho de gentes, que sostienen que se viola, rige las relaciones entre distintos países. El despiste de los 90 cómplices es de tal magnitud que no logran ver la realidad que demuestra prístinamente que Bolivia, desde el 13 de noviembre, no ha violado ninguna normal internacional. Todo lo contrario, la soberanía boliviana ha sido vulnerada por súbditos extranjeros armados y con el rostro encubierto y, además, un gobierno vecino, Argentina, alienta una beligerante campaña para instigar precisamente situaciones de fuerza que los 90 secuaces critican.

¿Un no-gobierno? Acaso la renuncia de Morales no estaba destinada a crear un no-gobierno que produzca un caos institucional –inclusive haciendo correr sangre de gente inocente– para que vuelva como un Mesías para salvar al país que el mismo había destruido sumiéndolo, con su renuncia, dejación de funciones y fuga, en un no-gobierno.

Fue la entonces vicepresidenta del Senado, Jeanine Añez, que valientemente alertó que no se podía seguir en desgobierno, ya que existía una sucesión constitucional en el marco jurídico nacional. Su ascensión al cargo fue legitimada formalmente por el Tribunal Constitucional, que declaró que había asumido legalmente el cargo “ipso facto”, de conformidad con el precedente establecido por la Declaración Constitucional 0003/01 de 31 julio, 2001.

 Todo ello es ignorado por los 90 despistados que sufren de un autismo político que les impide ver que hoy contamos con una Presidente y un régimen constitucionales con objetivos claros para que prevalezca una democracia real y se convoque a elecciones sin fraudes o violaciones de la Constitución. 

Su frívola propuesta de que asuma el presidente del Tribunal Supremo demuestra lo ígnaros que son al no haber deparado en el articulo 169 de la Constitución que no lo consigna en la sucesión presidencial

Su diletantismo les hace alucinar que el 22 de enero los órganos Ejecutivo y Legislativo quedarían vacantes. Enceguecidos por la conscupisencia, propia de esa especie de cártel del internacionalismo seudo-socialista, no se dan cuenta que este país tiene Constitución y leyes y que no necesita de 90 ofuscados extranjeros que pretendan  dar mediocres lecciones de lo que se debe o no se debe hacer. 

Eso sí, hacen abstracción de que el pueblo boliviano tuvo que aguantar, durante  14 años, el uso de fuerza y la instrumentalización política de la justicia y su absoluta dependencia del Ejecutivo para someter a la oposición o para imponer caprichos, como las dos demandas fallidas ante la Corte Internacional de Justicia, violaciones de derechos humanos, y un crimen de lesa humanidad, como fueron los incendios provocados en la Chiquitania para repartir tierras a sus adlateres y, así, asegurar una lealtad mediante dádivas, sin importar los daños a la madre naturaleza y a los pueblos originarios.

¿Dónde estaban Zaffaroni y sus 90 discípulos en ese entonces…? Seguramente cobrando sueldo de quienes convirtieron en calamidad un gobierno que pudo haber sido bueno si, desde un principio, no se hubiese aplicado la impostura y ejercido la insensata ansia de perpetuarse en el poder.

   
Fernando Salazar Paredes es abogado internacionalista.

258
16

Otras Noticias