Folio político

El inútil socialismo del siglo XXI

sábado, 30 de enero de 2016 · 00:00
Las esperanzas e ilusiones sobre el advenimiento de una nueva teoría del socialismo para el siglo XXI no es más que una estela de dudas y confusión. La lucha de clases o el marxismo-leninismo, como la doctrina más importante para definir las posiciones de izquierda en el mundo contemporáneo ya no representan ningún tipo de alternativa ideológica.

En todo caso, los actuales defensores del socialismo consideran que el derrumbe del capitalismo a escala universal continúa siendo uno de los ejes para interpelar a los jóvenes, sobre todo por la crisis del medioambiente, los temores del calentamiento global y la hecatombe financiera que sacudió Wall Street y el corazón de los bancos más importantes en la Unión Europea.

La identidad ideológica del socialismo y la izquierda repite, una vez más, que la acción política está sujeta a una lucha anti-oligárquica, anti-neoliberal y anti-imperialista; sin embargo, esto representa un conjunto de eslóganes sin un contenido doctrinario que sea sustentable para las futuras generaciones.

¿Qué significa ser revolucionario en el siglo XXI? La teoría del socialismo dejó de responder porque se convirtió en un collage de fragmentos marxistas, protestas callejeras y las "utopías comunistas”, que antes constituían el corazón del socialismo en Cuba o Europa del Este. Ahora son una ingenua mezcla de sueños posmodernos sobre una sociedad ideal.

En realidad, después de la desaparición irreversible de la Unión Soviética, en 1991, y todos los países del bloque socialista europeo, las utopías carecen de un referente político donde prolifere la imaginación por un mundo mejor.

Éste no existe, ya que el modelo para llegar a ser revolucionario se convirtió en la imagen solitaria de un hombre sin alternativas, porque los jóvenes de ahora son totalmente nihilistas, sin capacidad para comprometerse con idearios políticos, y los viejos izquierdistas son únicamente oportunistas del poder.

Quienes afirman que mientras haya pobres y ricos la lucha de clases continuará y será una correcta interpretación de la realidad, intentan nacionalizar sus propuestas en función de nuevas cosmovisiones indígenas, culturalistas e inclusive afanes por incluir las luchas para el reconocimiento de múltiples identidades sexuales.

Aquí radica su debilidad, pues el socialismo como teoría política siempre simplificó la realidad, reconociendo identidades únicas, como la clase obrera, la falsedad de supuestas leyes de la historia o la visión absurda para encasillar la "conciencia de clase” en una mentalidad obligatoriamente revolucionaria.

Hoy, estas visiones se transformaron en un plato a la carta donde las resistencias en contra del sistema y las estructuras de dominación se combinan con la búsqueda de una vida opulenta, las religiones exóticas de la "nueva era” y la hipocresía discursiva para adaptarse al juego político con el fin de beneficiarse al capturar un cargo gubernamental.

La reconstrucción teórica de la izquierda tropieza con un enorme obstáculo: no tiene alternativas prácticas para solucionar cuestiones específicas. El socialismo del siglo XXI es incapaz de redefinir los significados de las relaciones entre el Estado, quebrantado en cualquier país por una sociedad libertina donde todo vale, y la economía, que sigue reproduciendo la pobreza.

La izquierda insiste en colocar al Estado por encima de la sociedad civil, debilitándola y atentando contra sus utopías por alcanzar un socialfismo autogestionado desde dicha sociedad. En realidad, la identidad del hombre de izquierda no está conectada a tal o cual teoría, sino a su siniestro plan de convertir cualquier teoría en un sentimiento donde toda contradicción sea eliminada y donde un solo movimiento político tenga todo el poder.

Franco Gamboa Rocabado es sociólogo, doctor en ciencia política y relaciones internacionales, miembro de Yale World Fellows Program.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

87
6

Comentarios

Otras Noticias