Franco Gamboa Rocabado

El budismo antipolítico

sábado, 12 de octubre de 2019 · 00:11

En la cultura oriental de China, India o el Tíbet, la religión, filosofía y el modo de vida que expresa el budismo no solamente están afincados en miles de años de sabiduría, sino en la existencia de un verdadero mundo paralelo: un escenario espiritual de búsqueda permanente para liberarse del sufrimiento, lograr un carisma ético, cultivar una humildad tajante y renunciar constantemente a todo ego y comodidad material. 

De hecho, se trata de una concepción del universo, completamente diferente a la cultura occidental. La espiritualidad del budismo descansa en la supremacía de la práctica. El verdadero significado de la existencia es demostrar con el ejemplo y las acciones, una calidad moral para lograr la iluminación y armonía plenas, a través de la virtud.

En el mundo budista la vida es un sufrimiento constante e inevitable. Esta consideración no es, por supuesto, un gran descubrimiento, pero sí la forma de enfrentarla. Hay que aceptar el sufrimiento tal como es porque todo es pasajero, endeble y volátil. El sufrimiento se detendrá cuando se encuentre también la belleza de la vida en cada situación espontánea que nos toca experimentar. 

El budismo es un tipo de antipolítica porque nada se puede forzar para cambiar la realidad social. Es por medio de un viaje personal y antisocial que encontramos las respuestas más profundas para sobrevivir a la amargura de existir.

La idea de felicidad en Occidente se relaciona con el verbo tener, con todo aquello que significa el egoísmo, el narcisismo, el hedonismo, el prestigio personal, la ostentación y el poder de influir en la sociedad, la economía y la política. El budismo es lo contrario. Impulsa la necesidad de liberarse, dejar ir y descargarse de toda preocupación por “tener algo” en esta vida para llegar al éxito, cuando lo más importante es la sumisión y la compasión por todo ser humano y la naturaleza.

La antipolítica surge cuando uno renuncia a las diferentes formas de acumulación de riqueza y poder, con la finalidad de transformar la conciencia: aquel espacio íntimo que nadie puede violar, forzar ni aplacar. La sociedad está dañada y por esta razón sería prudente aislarse, buscando un beneficio interior. Cada quien recorrerá su destino sin ligarse con la sociedad, la cultura del consumo y las atrocidades del poder.

Lo esencial es aguantar, a como dé lugar, nuestra existencia momentánea. En la doctrina budista “el camino es el destino”. Es en la travesía personal de experiencias espirituales y vivencias profundas que el yo interior encontrará una iluminación. La reflexión y el pensamiento cumplen un papel fundamental porque la fuerza de la mente es lo trascendental. La capacidad política como fuerza social no generaría un cambio legítimo.

Si todo es efímero, entonces no vale la pena estar esclavizado a las cosas de ningún tipo, ni tampoco a la historia como patrimonio colectivo. El budismo antipolítico abandona toda pulsión egoísta; no está atrapado en el pasado, ni preocupado por el futuro incierto. Es el presente lo que cuenta, pues la felicidad se adquiere dejando ir todo o liberándose de las cargas de la vida material y los excesos.

Para el budismo, en lo que pensamos nos convertimos y, por lo tanto, todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. El reto principal radica en la transición de este mundo occidental hacia otro: el del yo interior, la reflexión iluminada y la tranquilidad de haberse liberado de todo aquello que causa dolor o esclaviza con lo material y social. En el siglo XXI, un equilibrio entre el mundo occidental y el budismo parece ser imposible, sobre todo por el contenido antipolítico. La única razón de ser consiste en dejar la política para reconducir la mente hacia respuestas únicas y personales de liberación interior, y no colectiva.

 

Franco Gamboa Rocabado es sociólogo.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

22
8

Otras Noticias