Franco Gamboa Rocabado

El libro como obra de arte

sábado, 20 de junio de 2020 · 00:11

Escribir un libro es una verdadera aventura en la que se mezclan varios tipos de experiencias. En una primera instancia, tiene que ver con una voluntad en la que se construye un proyecto profundamente personal. No se trata solamente de condensar en un volumen lo que significó una investigación de varios años, o articular historias que fueron hilvanándose a lo largo de varias transformaciones que uno imagina en diferentes periodos de la vida. El libro es una especie de testamento, pero sin pensar en la muerte definitiva. Existen muchos tipos; sin embargo, cada libro, con seguridad, por muy complejo o superficial que sea, se levanta como un alegato íntimo, un sello propio para dialogar con varias generaciones.

El libro es la síntesis de una comunicación que brota como testimonio irrepetible y particular identidad. Es como si el libro fuese el intento de romper un profundo silencio para esclarecer o divertir únicamente al autor. Va y viene como si fuera un círculo cerrado. Las letras brotan hasta que el libro aparece con un solo destinatario: quien escribe. La comunicación del autor es consigo mismo porque se trata de una obra de arte, una creación que se justifica directamente por medio del pensamiento y donde se entreteje un lenguaje personal, el cual no es sólo un conjunto de significados, sino un verdadero cosmos de símbolos, incertidumbres y varios escenarios que van abriéndose hacia diferentes posibilidades de argumentación. Por esta razón, un libro no es únicamente el acto de escribir, sino la alegría de practicar múltiples reescrituras que, posteriormente, se traducirán en diferentes interpretaciones y también diversas lecturas hechas por individuos desconocidos.

En una segunda instancia, el libro es un excelente instrumento de diálogo con miles de personas. Aquí ingresa el público de toda clase: lectores curiosos, especialistas y un mar de comentarios que desatan una diáspora de ideas, encuentros, desencuentros, críticas y debates. No importa que el autor o los autores desconozcan todo lo que se hace con sus libros. La meta está cumplida: haber iniciado la interacción simbólica, la comunicación y el mensaje más grande del mundo. El libro se transforma en una botella llena de significados que navega a la deriva. Es lo de menos si no existe un puerto seguro porque el libro como obra de arte cumple con su finalidad: transmitir los experimentos subjetivos que se desarrollan en el pensamiento del autor. Esta es una sensibilidad que dejaría de existir, si el libro no sale a la luz por medio de la relación con sus lectores.

La cuidadosa elaboración de un libro recorre túneles misteriosos. Casi nunca es unilineal y, en todo caso, se recurre a distintas tácticas complicadas: adaptar los pensamientos a las palabras y de aquí desgajar el análisis, la reflexión dramática, la precaución argumentada, la descripción reveladora y un cúmulo de fantasías que nuestra mente fabula, convirtiendo el pensamiento en un material de trabajo, el cual, además, necesariamente se cruzará con las menudas experiencias de la vida. Es altamente posible que un autor no elija sus temas, sino que éstos elijan al escritor.

En el armado de un libro no hay libertad plena porque la vida misma se encarga de abrir diversos surcos por donde transitarán los temas e inspiraciones que harán volar la imaginación. El arte consiste en escribir, investigar, especular y atreverse a crear ideas sobre determinados asuntos porque a un autor le ocurrieron ciertas cosas que, posteriormente, se imprimirán a través de una especial visión del mundo.

Uno está atado a sus circunstancias; sin embargo, esto no quiere decir que la libertad del pensamiento lleve también al libro hacia lugares inimaginables y descubrimientos exagerados que convertirán a la vida en algo nuevo, en una experiencia renovada, exuberante y también escéptica con todo lo que existe a nuestro alrededor.

El libro está inmerso en menciones constantes a otros libros, frases y símbolos ajenos, estableciéndose una red que se amolda a lo que podríamos llamar la universalidad de conocimientos y pensamientos. Por esto no sirven de nada las ideologías y dogmatismos políticos: miserias falsas que ahogan cualquier idea.

Como en algún momento explicó el escritor francés Roland  Barthes, el libro como obra de arte, prácticamente aspira a ser una universalidad abierta a la polisemia, la multisensorialidad y la indulgencia con un mundo inestable, por medio de orientaciones pluralistas. El libro implica, en gran medida, una amplia gama de variaciones sobre la  escritura. Es un perpetuo movimiento de más lecturas, más ideas y más escritos. De pronto surgirán mutismos repentinos aunque nunca dejarán de sonar otros proyectos de libros, monografías, artículos y fragmentos que hablarán, sucesivamente, sobre nuevos libros. Esto hace que la escritura sea una de las mejores maneras de vivir leyendo, pensando, fabulando y garabateando.

Franco Gamboa Rocabado es sociólogo.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

19
1

Otras Noticias