Gonzalo Chávez A.

La economía de los elefantes azules

domingo, 06 de octubre de 2019 · 00:12

 Cuenta una leyenda de Tailandia que cuando el monarca no estaba satisfecho con los mimos y adulaciones de algún súbdito –hermano y compañero, diríamos en el lenguaje actual– le regalaba un elefante blanco, que, en realidad era un animal con albinismo.  El súbdito agraciado con el regalo divino debía cuidar del elefante como si fuese la encarnación del poderoso. Bañarlo con jabones perfumados y especies raras, darle comida especial, manís chapareños, por ejemplo, y permitir que el séquito de seguidores del Jefazo de la época lo visite y venere, por supuesto, todo esto tenía un altísimo costo, lo que, muchas veces, arruinaba o inclusive quebraba financieramente al súbdito.

  Contemporáneamente y en ámbito económico, los elefantes blancos  pueden ser proyectos públicos que no tienen retorno ni económico ni social, son muy costosos de mantener y se convierten en una carga para la sociedad. La variedad y tamaño es inmensa: aeropuertos, museos personales, empresas públicas, presas, puentes y estadios de fútbol construidos para el campeonato binacional Villazón-La Quiaca y otros. 

Siendo consistentes con la nueva religión del cambio, por estos paisajes revolucionarios debíamos hablar de elefantes azules, ya que así están pintados a diestra y siniestra por el país.   

¿Pero cómo se distingue un elefante blanco o azul? ¿Toda obra pública es un paquidermo?  ¿Toda inversión en infraestructura lleva desarrollo económico? 

 Respondamos estas preguntas desde varias perspectivas. La visión económica: la evaluación de un proyecto de inversión en infraestructura o de la construcción de una empresa pública es un proceso complejo que usa varios criterios técnicos.  Se deben evaluar los impactos positivos y negativos de la obra pública en términos:  

a) Ambientales, ¿la obra en cuestión  destruye patrimonio natural, lo preserva o mejora? b) Financieros, ¿el proyecto público es rentable o arroja pérdidas? c) Económicos, ¿la infraestructura contribuye al desarrollo económico? d) Sociales, ¿la obra pública tiene un impacto social grande o sólo favorece a unos cuantos? e) Tecnológicos, ¿el proyecto ayuda a que el país tenga avances en innovaciones tecnológicas? f) Regional,  ¿la empresa pública tiene un impacto de desarrollo local significativo?  En suma, se trata de ver la rentabilidad económica y la social.  Un elefante blanco no cumple ninguna de estos criterios técnicos. 

Pero, no todas las obras públicas son un peso para la sociedad y la economía, puede  existir una obra financieramente muy cara, y de retorno de muy largo plazo, pero de alto impacto social como generalmente son el transporte público o el sistema de salud. Entretanto, tampoco hay una relación directa entre inversión pública y desarrollo económica.  

  Los criterios técnicos para evaluar la calidad económica, social y productiva de una obra pública son complejos y polémicos. Los elefantes blancos son difíciles de identificar. Además, cabe también recordar que una obra pública es sobre todo una decisión política, una opción de poder y una construcción de un imaginario de desarrollo.  El cientista político James A. Robinson, de la Universidad de Chicago,  elaboró una teoría de la construcción de elefantes blancos y maneja dos hipótesis:

 1) Estas obras inútiles son el resultado del clientelismo. Los políticos intercambian obras por votos y soporte político. Poco importa la necesidad o viabilidad de los proyectos. 2) Los elefantes blancos son una fuente de generación de rentas y de corrupción. “Tal político roba, pero hace”. Obras de infraestructura resultan de la presión de grupos de poder económico. Muchas veces, en torno de carreteras o puentes se congregan empresas constructoras, financiadores, sindicatos y políticos. Esta vía fue llevada al extremo en Brasil (Lava Jato). 

También podemos añadir que los elefantes blancos son una consecuencia negativa de la construcción de un imaginario de desarrollo que sobrevaloriza el gigantismo de las obras, el cemento como símbolo de riqueza, que asocia modernidad a edificios y carreteras. 

Asimismo, la predisposición social a la construcción de nuevas infraestructuras se potencializa ante el peligro de una recesión en la economía. En este contexto, las políticas keynesianas consistentes en impulsar la demanda agregada mediante un aumento de la inversión pública, en obras públicas, gozan de popularidad. 

Es decir, existe una visión sacralizada de la inversión pública, ya sea en infraestructura o empresas estatales, pero, posteriormente, cuando se descubre que estas obras eran grandes elefantes azules, ya es demasiado tarde. El daño económico está hecho. 

Con todos estos criterios y siguiendo un excelente artículo de Raúl Peñaranda sobre el tema publicado el 2 de junio de 2019, “Abecedario de los elefantes blancos de la era de Evo”, le propongo hacer una taxonomía de los elefantes azules de los últimos 14 años y elegir el más vistoso y grande. Publicaremos la lista en las redes sociales. Doy el puntapié inicial: museo azul de Orinoca, una especie de Dumbo de la revolución. 

 

Gonzalo Chávez A.  es economista.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Más de
213
27

Otras Noticias