Gonzalo Chávez A.

El Estado al rescate de los capitalismos

domingo, 14 de junio de 2020 · 00:12

El mundo y Bolivia están frente a una ruptura del orden económico, social y medioambiental grave. Existen diferentes interpretaciones de la crisis y muchas proyecciones de cómo se saldrá de ésta. Entre tanto hay un consenso, el Estado una vez más, como en el pasado, saldrá a rescatar a los diferentes tipos de capitalismos existen. De China a Estados Unidos, pasando por Alemania Rusia o Bolivia, los gobiernos han anunciado paquetes económicos y financieros gigantescos, a través de diferentes tipos de intervenciones, para salvar tanto a personas como empresas. 

Está en curso una operación de rescate de los capitalismos. Esta es la realidad de los hechos que nos acompañarán por varios años. La pregunta primera en este contexto es: ¿cuál es el tipo de Estado que en algunos casos volverá o o en otros, se expandirá? 

Daren Acemoglu, economista del MIT, sostiene que estaríamos frente a la vuelta de cuatro  tipos de intervención estatal: la historia se repite (Business as usual,  "China-lite"), de un Estado semi autoritario que vive del miedo, una servidumbre digital, del Estado Google o de un Estado del bienestar 3.0. Me concentraré en este último porque es el más desafiante.

En el primer caso, pasado el susto y descubierta la vacuna, vuelve el Estado elitista controlado por políticos burócratas y retornan las viejas mañas como la ineficiencia y la corrupción. 

El segundo camino posible es un Estado tipo "China-lite". Un autoritarismo deslactosado, legitimado por una población con miedo. Para Acemoglu vivimos un momento "hobbesiano".  La pandemia ha impulsado una feroz lucha por la sobrevivencia. Escribiendo en medio de la Guerra Civil Inglesa (1642-1651), Thomas Hobbes recomendaba un Estado fuerte, el Leviatán,  que nos cohesione frente a un enemigo común, el Covid19, y nos salve. Frente al miedo se debe abrir  la mano de la privacidad y libertades. 

La tercera opción es entregar la voluntad ciudadana a un dominio tecnológico o una especie de "servidumbre digital". Especialmente en los países desarrollados, como Estados Unidos, donde se pierde cada vez más confianza en el gobierno y en las instituciones públicas, debido a la espectacular falla de la administración en diferentes ámbitos, en especial en salud.  

Por lo tanto, los ciudadanos preferirían depender de compañías privadas, como Apple y Google, que podrían intervenir para administrar las pruebas, el seguimiento de contactos y otras medidas de respuesta a la pandemia de manera mucho más eficiente que el gobierno. El gran hermano es un algoritmo privado que nos da seguridad.

Finalmente, la cuarta opción para Acemoglu es el  "Estado de bienestar social 3.0". Un camino más tranquilizador. Implicaría mejores redes de seguridad social, una mejor coordinación con el sector privado, una regulación más inteligente, un gobierno más efectivo y formas de seguro de salud más confiables y equitativas. 

De manera más concreta se vislumbra un Estado que desarrolle su función estabilizadora del ciclo recesivo a través de política fiscales y monetarias expansivas. De la calidad de esta intervención depende millones de empleos y la vida de miles de empresas.  

En su rol de ayudar a la economía a salir del fondo del pozo, el Estado tendrá que invertir mucho más en infraestructura de transporte y de fibra óptica, en energías alternativas, saneamiento básico, viviendas, pero también en las escuelas y hospitales del siglo XXI. Deberá invertir en la base de la economía digital y verde. 

Mariana Mazzucato también sugiere que a futuro el Estado debe desarrollar su lado emprendedor, asumiendo los riesgos intrínsecos a las actividades innovadoras y a la creación de nuevos mercados. 

Entre tanto, la pregunta clave es: ¿podrá el Estado reinventarse?. Es conocido que la práctica, el Estado presenta graves fallas.

 1) Tiene serios problemas para conocer la demanda de los ciudadanos y/o empresas. ¿Cómo conoce, agrega, prioriza y ofrece lo que la población quiere? ¿Cómo interpreta el bien común? Elecciones, consultas, mecanismo de participación, referendos son algunas de las formas imperfectas de recoger la demanda societal.

 2) Otro problema es que el Estado puede estar capturado por intereses burocrático/políticos o por grupos de interés que sólo tendrán el objetivo de conseguir las rentas que se generan dentro del Gobierno. Uno de los males más conocidos es la corrupción. 

3) El Estado puede ser muy ineficiente porque no puede evaluar costos y beneficios, y se mueve por una lógica de manutención y acumulación de poder.
 
Gonzalo Chávez A.
es economista.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

71
8

Otras Noticias