Gonzalo Chávez A.

Rápidos y furiosos: la saga boliviana

domingo, 7 de febrero de 2021 · 05:12

En la semana que termina se produjo un accidente automovilístico grave en una avenida nueva, en una zona residencial de la ciudad de La Paz. Es el cuarto siniestro que ocurre. Estoy seguro que este no es un percance aislado, estos hechos ocurren con frecuencia en las calles de nuestras ciudades. La velocidad es el factor principal en la mayoría de los accidentes. 

Conmovido por la gravedad del accidente y preocupado con la situación de los conductores y peatones, en una red social, me permití sugerir como una solución de corto plazo que se colocarán reductores de velocidad y/o rompemuelles.

Además conocía el siguiente antecedente. La nueva avenida Francia, en el barrio de Achumani en La Paz, tiene vías, divididas por un viaducto. En la primera  vía, donde no existe ningún rompemuelles y/o reductor de velocidad, en tres meses de la obra se han producido cuatro accidentes. En el otro trayecto, donde sí hay varios reductores de velocidad, no se conocen siniestros.  Haciendo una asociación sencilla, ésta podría ser otra razón para colocar reductores de velocidad y/o rompemuelles. No conozco en el país estudios que hagan una correlación entre reductores de velocidad y accidentes. Sin embargo, he revisado algunos datos internacionales y en todos los casos, controlando las otras variables que también podrían provocar un siniestro de tránsito, existen evidencias fuertes de una correlación positiva entre reductores de velocidad y menos accidentes en avenidas que atraviesan ciudades. 

Pensé que se trataba de un tema secundario y que mi post en Facebook sería anecdótico. Sin embargo, me sorprendió que existe una legión de feroces opositores a los rompemuelles y/o reductores de velocidad. Para ellos los rompemuelles son prueba de la ignorancia nacional en materia de transporte. Símbolo del país tranca, muestra del salvajismo automovilístico y otras cosas peores.  No sabía que el tema despertaba pasiones parecidas a los debates sobre el dióxido de cloro o el gobierno de Evo Morales. 

A continuación, resumiré los principales argumentos del movimiento anti rompemuelles (MAR).

Una línea de argumentación es que estas soluciones de cemento no funcionan. Hay muchos en las calles de Bolivia, la mayoría están mal mantenidos, no tienen pintura. Es decir, no evitan los accidentes y las muertes. A rigor, las tragedias de tránsito serían un problema de fondo: la falta de educación vial. Para los más radicales, por las calles de nuestro país, disfrazados de conductores y peatones, circulan disidencias de los Neandertales, algunos inclusive alcoholizados. 

Obviamente, todos los programas de educación vial que se hicieron en los últimos años en Bolivia no sirvieron para nada. Por ejemplo, el programa de las Cebras en la ciudad de La Paz sería un bonito programa de generar empleos, pero no tuvo ningún impacto sobre la educación en el tránsito de la gente. Los abogados de la educación vial señalan que a pesar de toda la regulación estatal sobre el tema, los infractores paran en doble vía, corren como locos, caminan sin distinguir entre calles y aceras, y no respetan el semáforo. Creen que están en la zaga local de las películas Rápidos y furiosos The Bolivian Case. Sin educación, no hay solución.

Sin duda, diagnóstico y propuesta correcta. En realidad esta aproximación es válida para cualquier desafío del desarrollo. Para que la violencia en nuestras ciudades disminuya, aumente la productividad de nuestras empresas, mejore el servicio público y exista menos pobreza también se debe mejorar la educación. Un desafío de largo plazo que puede tomar generaciones implementarlo. ¿Mientras tanto qué hacemos para resolver problemas concretos de pobreza y de tránsito? 

Otros se oponen a los rompemuelles y/o reductores porque éstos serían ineficientes en la circulación de los automóviles, hacen que nuestras ciudades sean lentas y que las personas tomen demasiado tiempo en llegar a sus trabajos y hogares, bloquean el libre tránsito de los automóviles, destruirían los amortiguadores y frenos de los carros, y producirían chichones en los acompañantes sin cinturón. Para bajar de El Alto, por ejemplo, por la avenida Costanera, existen 27 de estos intrusos en la libre circulación. Las jorobas en las calles son resultado del populismo aplicado a nivel urbano. Lo que se requiere es libre tránsito de automóviles. En el mercado, “laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même”. Dejen hacer y dejen pasar, el mundo va solo. En las calles, dejar pasar y dejar correr que el mundo es de los automóviles.

También están los institucionalistas. Estos sostienen que en las grandes ciudades del primer mundo no hay rompemuelles de ningún tipo y que es un signo de modernidad y civilización. Y que esto se debe en gran medida a la institucionalidad. Nadie compra licencia de conducir, tampoco salen borrachos a manejar porque las multas son muy grandes o, por último, hay gente civilizada en las calles. Aquí circulan una tropa de adolescentes irresponsables, energúmenos al volante y choferes del transporte público abusivos. En suma, si hubiera un municipio fuerte, policías incorruptibles, pruebas de conducir rigurosas, controles adecuados, ciudadanos disidentes y autoridades que hagan cumplir la ley no se necesitarían, elementos externos para controlar el tránsito en las ciudades. 

En esta línea además de educación e institucionalidad se debe contar con tecnología: radares, cámaras, señalización moderna y efectiva y otros temas. Nuevamente preocupaciones sensatas y tanto deseos como propuestas, algunas loables pero otras prejuiciosas, pero que, en la realidad boliviana hasta ahora o no se han implementado o no han funcionado completamente. Varias ciudades grandes han hecho este tipo de políticas e inversiones. Sin duda, el tema de los rompemuelles también coloca en conflicto la efectividad y prontitud de las políticas públicas y las soluciones estructurales y de largo plazo.

Como en muchos temas de las políticas públicas, los debates tienden a concentrarse en los instrumentos y no en los objetivos. Entonces, la discusión se condensa en estar a favor o contra los rompemuelles. Es decir, las soluciones se concentran en los instrumentos y no en las metas. Tal vez, una forma de superar estas trampas que enfrentan los cruzados cibernéticos sería preguntarnos en qué tipo de ciudades queremos vivir. Es decir, comenzar a pensar los problemas de nuestras ciudades a partir de objetivos colectivos.

¿Cómo hacemos que nuestros espacios urbanos sean más amigables, solidarios, menos contaminados? ¿Cómo hacemos que nuestras calles sean más centradas en las personas y no así en las fábricas o los automóviles? ¿Cómo adoptamos un urbanismo táctico y humano?  ¿Cómo conectamos ciudades más solidarias con un transporte público decente?

Gonzalo Chávez A. es economista.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

68
165

Otras Noticias