Gonzalo Chávez

PIB 2021: ¿Rebote estadístico o crecimiento real?

domingo, 25 de julio de 2021 · 05:12

El gobierno ha anunciado que la economía boliviana, entre enero y abril del año en curso, habría crecido al 5.3%. Y hasta fin de año espera un crecimiento de 5 %. Este optimismo también es acompañado por organismos internacionales como la Cepal (5,1%), el FMI (5%) y el Banco Mundial (4,7%). Frente a estas proyecciones eufóricas, los propagandistas del régimen han desempolvado una vieja muletilla política sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB): “No lo decimos nosotros, lo afirman los organismos internacionales”. Instituciones neutras e inclusive los representantes del imperio se estarían inclinando frente a la gloriosa la vuelta del modelo primario exportado. Durante muchos años esta fue forma de descalificar y deslegitimar opiniones contrarias.

Por supuesto, si la economía comienza a salir del sótano de la recesión es algo ha destacar. Sin embargo, cabe resaltar que entre la mejora de algunos indicadores económicos y el anuncio de la vuelta triunfal del luminoso modelo del proceso de cambio hay una enorme distancia. 

El crecimiento del 5,3% para el primer cuatrimestre y la proyección de 5% para todo el año es resultado de un rebote estadístico. Entre tanto, el relato ideológico en construcción sostiene que ya pasó la pesadilla del golpe, y que la economía vuelve a la vieja normalidad. En términos numéricos retornamos al 2014, cuando la economía también crecía al 5,46%. Pero va disculpar la preguntita ¿Son iguales los resultados del 2014 y 2021? Si, waway, pero sólo en apariencia.

En el primer año vivimos aún el súper ciclo de los precios de las materias primas y el auge de la inversión pública. Era un momento de abundancia de recursos. En el periodo actual estamos frente a un rebote estadístico provocado por un ligero repunte de los precios de las materias primas que exportamos y la manipulación de la demanda agregada, pero en un contexto de escases de recursos. El Estado que raspa la olla.

Pero concentrémonos en el rebote estadístico. Este significa

que la actividad económica ha aumentado desde niveles muy bajos. En nuestro caso estamos frente a un rebote de una recesión. Cuando se parte de un nivel muy bajo, las estadísticas a veces nos generan espejismos que los políticos aprovechan. Supongamos que una gallina revolucionaria del Chapare, un bello día pone un huevo y al siguiente pone otro huevo. Un político pre-pitagórico sale y anuncia: Estamos frente a un crecimiento espectacular y único del 100%. Ahora si una granja privada produce 1000 huevos y al siguiente periodo produce 1500, o sea 500 adicionales, el crecimiento es tan solo de 50%. Pinches capitalistas, no se igualan a nuestras gallinas leninistas, gritan de la multitud en éxtasis.

Una ilusión estadística parecida ocurre con el publicitado 5% de crecimiento del PIB para este año.

Supongamos que la economía boliviana es como un edificio de 50 plantas y que el crecimiento del producto se mide subiendo los pisos. Partamos del 2006, cuando, según el gobierno, se inaugura la historia económica. En este año supongamos que partimos de la plata baja. Año base=100. En el año 2007, el crecimiento del PIB fue de 4,8%, subimos casi 5 pisos. En el siguiente periodo, 2008 subimos 6 pisos, pero partiendo del anterior nivel (El PIB creció a 6,1%). Así a lo largo de 14 años subimos a veces casi 7 pisos o en otros, tan solo 2, como en el 2019.

Ahora, al edificio de la economía boliviana le cayó una bomba recesiva (pandemia, cuarentena, mala gestión económica de Añez). Se destruyeron algunas estructuras, desparecieron algunas plantas, y se comprometió gravemente la viabilidad del edificio, pero lo más complicado es que la recesión obligó al aparato productivo (empresas y personas) a bajar al sótano, 9 pisos por debajo de plata baja.  Por lo tanto, en este contexto recesivo, el crecimiento de 5 % del PIB este año significa que subiremos 5 niveles pero desde los sótanos o parqueos. Todavía faltan 4 subterráneos para llegar a planta baja.  Veamos ahora un ejemplo numérico muy sencillo. Pongamos de año base el 2019 que sea igual 100. Como la economía boliviana cayó en – 8,8%, en el 2020, la base ahora es de 91,20. Si aceptamos que en este periodo que transcurre que creceremos al 5%, al final del año el índice será de 95,76. (91,2 x 0,5= 4,56 y 91,2+4,56= 95,76, cabal casero). Un resultado por debajo de 100 significa que ni siquiera llegamos a la planta baja. Quiere decir que la economía boliviana está rebotando de un nivel recesivo, pero aún no está recuperando los niveles del producto pre-pandemia.

Hay luz al final del túnel debido al rebote estadístico de 5%, sin embargo, el camino de la recuperación plena es largo todavía. Y en mi modesta opinión requiere de dos cosas fundamentales:  1) financiamiento fresco, algo como 4,000 millones de dólares este año. Si no conseguimos estos recursos, las proyecciones de crecimiento para el 2022 y 2023 son más modestas entre 2% y 3 % y 2) crecer de manera más sostenible generando desarrollo equitativo y verde y no sólo crecimiento del PIB. La calidad de las políticas públicas debe aumentar y cambiar el patrón de desarrollo.

Gonzalo Chávez es economista.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

87
239

Otras Noticias