Alias agatha

Berlín: una múltiple obra en construcción

viernes, 13 de mayo de 2016 · 00:00
¿Potsdamer Platz? ¿La plaza de la Catedral? ¿El frontis del Reichstag? ¿La puerta de Brandenburgo? ¿Kudamm Strasse?... La lista de opciones puede alargarse más, pero aún la pregunta queda irresuelta: ¿cuál es el centro de Berlín?
 
Esta es una interrogante para quienes visitan y habitan la capital alemana. De hecho, tal incertidumbre parece ser uno de sus atractivos, el cual refleja una de las características de esta ciudad: su ecléctica multiplicidad. En esta ocasión, y dada la importancia política y social de esta metrópoli, propongo analizar ¿por qué Berlín es una ciudad particularmente múltiple en su identidad cultural urbana? 
 
Esta pregunta tratará de ser resuelta desde dos hechos que explicarían esa multiplicidad: (1) la recuperación de la memoria histórica (particularmente del periodo nazi) y (2) la pendiente consolidación de una identidad colectiva "berlinesa”, consecuencia de la diferencia entre oeste y occidente, en términos urbanos y subjetivos.  
 
A diferencia de  D. Forsythe (1989) en La identidad Alemana y el problema con la historia, considero que los alemanes han iniciado un proceso de reconocimiento consciente de su pasado para dejarlo de ver como algo exclusivamente negativo. Para ello, han desarrollado una serie de monumentos y espacios que permiten relacionar a los habitantes y visitantes de Berlín con su historia, aún con el doloroso holocausto judío. Uno de estos ejemplos es precisamente el innovado Museo Judío, diseñado por el arquitecto D. Libeskind, cuya construcción vanguardista genera un contraste evidente con la casona neoclásica conjunta. 
 
Algo muy similar ocurre con el Monumento al Holocausto, diseñado por P. Eisenman, que a través de una serie de tumbas de tamaños desiguales, hace una crítica a la muerte del grupo más afectado en el periodo nazista (1933- 1945). Esta construcción está próxima a la Puerta de Brandenburgo, revelando otro contraste indiscutible. Más aún, porque el portón construido en el siglo XVIII, es un monumento que destaca el orgullo del ser alemán. 
 
Así, el intento por visibilizar el pasado alemán (particularmente las secuelas del nazismo y la Segunda Guerra Mundial) ha irrumpido en diferentes direcciones de la ciudad, generando parte de su multiplicidad. 
 
Sin embargo, esta característica de Berlín también podría explicarse desde una situación menos favorable a la sociedad que la habita: la pendiente construcción de una identidad colectiva.  
 
En este punto comparto con el análisis de Forsythe y con una publicación más reciente, de A. Glaser (2000) -División en unidad: identidad, Alemania y la policía de Berlín, pues ambos plantean esta dificultad, evidenciada en la vida cotidiana de la ciudad. 
 
No por nada, uno de los musicales más populares de la ciudad, Más allá del horizonte, trata de sensibilizar a su audiencia sobre las marcadas diferencias, impuestas con la construcción del Muro (1961-1989) y la pendiente necesidad de unificar la ciudad. Asimismo, la dinámica urbana entre Kudamm Strasse y Potsdamer Platz ejemplifican la diferencia entre "el occidente” y "el oriente” de la ciudad, aún denominado así por muchos. 
 
Esto coincidiría con lo planteado en el estudio de Glaser, quien evidencia las vigentes resistencias de tradicionales habitantes del occidente por trasladarse al oriente y viceversa. Lejanía que más que geográfica, sería subjetiva. Asimismo, subraya que la reconstrucción de Berlín, luego de la caída del Muro, se habría atribuido casi exclusivamente al lado oriental; es decir, al que pertenecía a la desintegrada URSS. Aquello generaría un desequilibrio social, afectando la construcción de una identidad común colectiva. 
 
Así, a casi 27 años de la caída del Muro, aún habría una división subjetiva entre los habitantes de la ciudad, que influye en esa multiplicidad urbana. 
 
En síntesis, el eclecticismo en Berlín se explicaría por el proceso de reconstrucción social, cultural y política, a partir de los capítulos del siglo XX mencionados. Un proceso que vale la pena atestiguar, pues es lo que hace a esta capital, y a su sociedad, tan única y particular.
 
Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

88
9

Comentarios

Otras Noticias