Alias Agatha

¿Sin alternativas?

Por 
viernes, 17 de noviembre de 2017 · 00:00

“Es grave el fallo del Tribunal que impide la unión de personas del mismo sexo. Es grave que se tenga que ir a Alemania a defender al TIPNIS. Es grave cómo insisten en la re re re re re elección de Evo, casi dándola como un hecho. Gente, estamos jodidos a menos que planteemos alternativas políticas ya no necesarias, sino urgentes”. 


Hace una semana, decidí publicar este comentario en una red social, a partir de la lamentable decisión del Tribunal Constitucional Plurinacional en contra del ideal inclusivo para la comunidad LGBTI; el viaje de representantes del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Securé al encuentro del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza (en Bonn-Alemania) para defender su autonomía indígena; y los insistentes comentarios de las autoridades nacionales que aseguran la candidatura de Evo Morales, en 2019, a pesar de ser inconstitucional. 


Como muchos otros, no sólo expresé la molestia por estas situaciones, sino la alarma colectiva por la falta de alternativas políticas para el futuro nacional, donde la diferencia y la inclusión puedan ser respetadas. En un contexto cada vez más polarizado y la posibilidad de apuestas diferentes, acorde a las demandas sociales contemporáneas, parece difuminarse, es preciso preguntarse: ¿nos habremos quedado sin alternativas políticas? 


Probablemente, a menos que seamos parte de una de las alas polarizadas. 


Por lo mismo, insisto en la posibilidad de pensar en alternativas “urgentes”, que partan de la demanda social organizada. Para ello, pienso prudente tomar en cuenta los aportes de los teóricos de la movilización social, particularmente de Craig Jenkins (1994) y McCarthy y Zald (1977), que plantean la movilización por recursos, complementada con la lógica de la acción colectiva de Mancur Olson (1985).


Mi intención por asociar a estas dos perspectivas parte de la inquietud de Jenkins sobre la relación entre los intereses colectivos y los recursos necesarios para la movilización social. Y porque considero pertinentes estos aportes al contexto boliviano, donde los movimientos sociales han logrado constituirse como actores fundamentales en la arena política. Sin embargo, al haber sido muchos de estos cooptados por el poder o desarticulados por el mismo, creo que una alternativa política prudente podría ser constituir nuevos movimientos sociales.  


¿Cómo incentivar esta movilización para generar alternativas políticas diferentes?


Primero, es fundamental establecer los espacios sociales necesarios para debatir dos puntos fundamentales, mencionados anteriormente, sin los cuales es imposible pensar en una acción política organizada: los intereses y los recursos.


 Sobre el primer punto, cabe mencionar la crítica desde la sociología política a los “intereses colectivos emergentes”, es decir a la volatilidad de nuestras demandas. Dos ejemplos pueden ilustrar este punto, en el caso boliviano: la movilización de jóvenes el 21-F en defensa del “No a la Re elección” y los “democráticos”, el pasado 10 de octubre, con similar consigna. El interés estaba expresado claramente en las declaraciones de los actores de ambas manifestaciones políticas, pero ¿cuál fue la continuidad y sostenibilidad otorgada? ¿Cuántas actividades posteriores se organizaron con la sociedad civil organizada? 


Esto lleva a pensar en el segundo elemento básico de movilización: los recursos. Según Jenkins, “la organización del grupo es el principal factor del potencial de movilización y de sus pautas” (p.6). Eso conduce a la interpelación a los propios actores y su capacidad de organizarse como colectivo.

“Nosotros” somos entonces el primer recurso necesario. Sin embargo, también deben considerarse los “apoyos externos” y la variedad de recursos a ser movilizados. 


Al respecto, se deberá pensar si los recursos responden a las demandas e intereses políticos actuales. Entre aquellos, habrá que pensar en los actores políticos y representantes que puedan asumir la vocería de las demandas y, eventualmente, los cargos necesarios. ¿Cuántos de estos representantes son jóvenes? ¿Cuántos representan la diferencia? ¿Cuántos son nuevos? 


El debate por el ideal para la innovación política da para largo. Pensar en cómo alcanzarlo puede ser el inicio.    

Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación. 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

126
15

Otras Noticias