Guadalupe Pérez–Cajias

Por una plena revolución

viernes, 13 de noviembre de 2020 · 00:11

Las canas asoman el marco de su rostro; viste un sastre negro, con una delgada franja con motivos andinos. Porta la tricolor alrededor del cuello. Acaba de ser envestido con la medalla vicepresidencial. Se prepara para expresar un mensaje clave para los bolivianos: “unidos valemos más”. 

Es el 8 de noviembre del 2020. Durante poco más de un cuarto de hora, David Choquehuanca expresa un sentido discurso, al asumir la vicepresidencia. Un mandato otorgado por la mayoría de bolivianos, a través del voto popular. 

Sus palabras son reconocidas local e internacionalmente. El excanciller insiste en la necesidad del diálogo y del consenso; motiva una mirada colectiva y plural; interpela la naturaleza del poder. Enunciados que podrían sostener la “revolución de ideas”, a la cual hace alusión. 

En tiempos de cambio y con uno de los mayores retos de la historia para el país y el mundo, aquella propuesta parece pertinente y necesaria. Sin embargo, para poder trabajarla es preciso vincular el plano discursivo con la práctica del mismo. Por ello, sugiero reflexionar: ¿cómo el discurso de David Choquehuanca se podría concretar en acciones? 

Sobre el consenso y el diálogo: “Es obligación comunicarnos (…) dialogar, es un principio del vivir bien (…) Por eso nos dicen que todos vayamos juntos, que nadie se quede atrás (…) Vamos a promover las coincidencias opositoras para buscar soluciones”.

En un contexto tan polarizado como el boliviano, estas palabras siembran la esperanza para motivar el entendimiento y rearticular el tejido social. Para ello, será fundamental fomentar una esfera pública plural, donde representantes y ciudadanos discutan y acuerden asuntos de interés colectivo y nacional. Un espacio que podría ser complementado con el trabajo colaborativo que representa la “minka”, expresada por Choquehuanca. 

Paralelamente, una acción clave para motivar el consenso con la oposición y motivar el diálogo, será reinstaurar la norma de los 2/3 en la Asamblea Legislativa Plurinacional. 

Esto último se relaciona con la intención del Vicepresidente para motivar el respeto a la diferencia, en el marco de una construcción colectiva: “Ayllu es un sistema de organización de vida de todos los seres, de todo lo que existe, de todo lo que fluye en equilibrio en nuestro planeta o Madre Tierra. (…) Un nuevo sol (…) donde la empatía por el otro o el bien colectivo sustituye al individualismo egoísta”.

Para poner en práctica esta propuesta, será esencial evitar episodios de enfrentamiento y amedrentamiento, verbal o físico, como los protagonizados por representantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) este lunes 9 de noviembre. 

Asimismo, en relación al bien colectivo y a la “Pacha”, será preciso abrogar las normativas que contradicen el cuidado y preservación del medioambiente. Por ejemplo, dejar sin efecto las llamadas “leyes incendiarias” por su influencia en la quema del bosque boliviano. La reformulación del marco normativo deberá estar en sintonía con los pueblos originarios, que reiteradamente nombra Choquehuanca. Pues el Tipnis no se olvida. 

Por último, el Vicepresidente hace referencia a una de los principales causas de la crisis política y social: “No se consiguió cambiar la naturaleza del poder, pero el poder ha logrado distorsionar la mente de los políticos, el poder puede corromper y es muy difícil modificar la naturaleza del poder y de sus instituciones, pero es un desafío que asumiremos desde la sabiduría de nuestros pueblos”.

Al respecto, cabe recordar que el expresidente Evo Morales Ayma representa la crítica de Choquehuanca al poder. En consecuencia, las órdenes que pretende dar Morales no deberían tener eco en la organización de la agenda política y social del nuevo gobierno del MAS. 

Para reformular la naturaleza del poder, los flamantes mandatarios deberán relegar definitivamente la idea del “jefazo” y su efecto práctico. Sólo así, y concretando los enunciados de David Choquehuanca, se podrá hablar de una plena revolución.

 
Guadalupe Pérez–Cajias
es docente e investigadora en comunicación.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

20
4

Otras Noticias