Desde la acera de enfrente

El papel de las mujeres en el 21F

Por 
miércoles, 21 de febrero de 2018 · 00:07

Claro que sumo mi minúscula voz a la gran voz colectiva, que desde todas las esquinas pide y exige lo más básico: respeto al voto. Claro que me sumo a la voz colectiva que se indigna cuando nos quieren hacer tragar que perpetuarse y aferrarse al poder como garrapa es un derecho humano. Pero no quiero dejar de pedirles me acompañen en el esfuerzo de ubicar en este dilema político del 21F el papel de las mujeres y la forma cómo el 21F representa también un modelo de la relación hombre/mujer, contra el cual nos sublevamos como feministas en nombre de la dignidad de las mujeres.


 Les extrañará la propuesta de este análisis a quienes creen que el 21F nada tiene que ver con esto.

Algunos pensarán que como desubicada que soy, en un contexto donde el problema es otro, yo busco el ángulo de las mujeres en una historia política en la que la cuestión del lugar de las mujeres no tiene ninguna relevancia.


 La historia del 21F tiene dos personajes principales: Gabriela Zapata y Evo Morales, dos personajes que funcionan como íconos políticos que estructuran un relato que nos afecta a todos y todas. 


Evo como el caudillo redentor irreemplazable y Gabriela Zapata como la Eva pecadora, culpable de haber tentado al inocente Adán y haberlo empujado a su derrota. 


 Adán, o sea Evo, culpa a Gabriela Zapata, o sea Eva, ordena que el castigo recaiga sobre ella para lavarle su reputación, no de buen hombre o de buen padre, sino su reputación de hombre no corrupto.

Ella sí era corrupta, sí era culpable y quiso tentar al inocente Adán, él no. Él era inocente y su único pecado fue dejarse engañar. Para cumplir este destructivo relato, Gabriela Zapata está en la cárcel (al menos supuestamente) y aún no sabemos por qué. No sabemos si es por haber tenido un hijo con Evo Morales, por haber tenido relaciones sexuales con él cuando ella tenía 18 años, o por haber ascendido socialmente gracias a esas relaciones  sexuales.


 ¿Cuál el primer mensaje de la historia?  El sexo nos mancha como mujeres porque nos convierte en putas, pero el sexo no mancha a los hombres sino que los dota de poder viril; por eso una mujer a los ojos de un hombre, cuando ya no es necesaria, se convierte en “cara conocida”, mientras que la mujer juega el papel de “abandonada”. Eso es lo que vivimos todos los días las mujeres bolivianas y estamos de esto simplemente hartas. 


 Segundo mensaje. No sabemos si el hijo existe o no, pero si existe se suma a la gran fila de hijos bastardos que suma la historia de Bolivia. Hijos e hijas de hombres poderosos que han abusado de su poder para negar y ocultar paternidades, para evadir responsabilidades o para humillar a las madres.

Lo cierto es que la historia es turbia, no hay transparencia, ni relato aceptable. La madre es y siempre será culpable. El hombre puede haber engendrado un niño y no saber si está vivo o muerto, pero es la madre la que será vigilada, despojada de sus derechos y juzgada socialmente. 


 No queremos un hombre, ya no impune, sino inmune a la paternidad irresponsable, al abuso de poder y al chantaje; queremos que ningún hombre pueda decir: “Dénmelo me lo voy a recoger”, como si los niños y las niñas fueran una cosa. Y en este contexto, resulta que es subversivo preguntarle a Evo Morales dónde están tus hijos y tus hijas, ¿quiénes son y por qué les niegas el derecho a la identidad básica de paternidad y maternidad? 


 Tercer mensaje. Por último está la presentación de Evo Morales encaramado en trono mítico de salvador y caudillo. Como hombre casado con Bolivia, como hombre forjador de la historia. Ese es el lugar que los hombres históricamente han asumido como monopolio masculino y como justificación para ejercer abuso de poder. No queremos un país donde un hombre, bajo ninguna circunstancia y bajo ninguna características, se presente como el salvador y único gobernante válido. No queremos un país donde la palabra de un hombre se convierta en ley, donde su capricho se convierta en verdad.

No queremos y no necesitamos caudillos. 


 Evo Morales fue un hombre circunstancial a la revuelta de octubre del 2003; hoy, en 2018, hay Evos y Evas por montones; mujeres y hombres que pueden ocupar su lugar y hacerlo mejor, cometer sus propios errores pero, sobre todo, posibilitar que ningún caudillo se convierta en un nuevo dictador de este país.
  
María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Más de
857
18

Otras Noticias