Desde la acera de enfrente

Vaginas vacunadas, mujeres sometidas

Por 
miércoles, 04 de abril de 2018 · 00:08

Una de las tres primeras causas de muerte en las mujeres en Bolivia es el cáncer de cuello uterino, cáncer provocado por el coito sin condón (la penetración del pene en la vagina). Es a través del semen que el virus se propaga. 


En pocas palabras, para las mujeres es cancerígeno y en un nivel de altísimo riesgo tener sexo sin condón. Lo interesante es que tener sexo sin condón, negarse a ponerse condón, pretextar que el uso de condón disminuye el placer sexual que un hombre pueda sentir, son los argumentos machistas a los cuales, en forma masiva, se aferran los hombres de todas las edades, de todos los oficios, de todas las clases sociales y de todos los orígenes culturales, para negarse a ponerse condón. 


 Lo que está detrás de esta negativa es, en primer lugar, la idea de que es el hombre el que debe imponer las condiciones de las relaciones sexuales; en segundo lugar, el mito absurdo de ser sexualmente omnipotentes y no ser ellos también vulnerables a un posible contagio de su pareja de cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual. La tercera idea sumergida dentro de esta negativa es la de la posesión. Entender el acto sexual como un acto de posesión machista, en el que el riesgo de embarazo debe ser un riesgo que lo asume ella y no él y en el que el acto sexual es un acto de toma de la otra persona como si de un objeto de autocomplacencia se tratara.


 Todas estas ideas podríamos metafóricamente señalarlas como cancerígenas también, como ideas mortales que potencian un cáncer que nos está matando a las mujeres, que es el cáncer del machismo llevado a la asfixia de nuestra libertad y a la misma muerte por feminicidio.


 En este contexto de vida o muerte en el que nos encontramos las mujeres bolivianas, el Ministerio de Salud, además en nombre de la vida de las mujeres, ha lanzado por segundo año la campaña de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano, campaña que se aplica en dos dosis a adolescentes que están en las puertas de iniciar su vida sexual.


 La campaña, en pocas palabras, lleva como texto contundente: No exijan condón porque sus vaginas están inmunizadas. El Estado recoge el inolvidable mensaje del presidente Evo Morales en el lanzamiento del Bono Juana Azurduy, en el trópico de Cochabamba: “No usen condón compañeros”.


Es inaceptable que la aplicación de una política patriarcal y machista como ésta se haga en nombre de la vida de las mujeres, por una ministra que, como otras masistas, ha decidido llamarse feminista para tapar su propio machismo.


 Lo que está haciendo el Ministerio de Salud es liberar a los hombres de todo cuidado con sus cuerpos, no responsabilizarlos de sus prácticas sexuales en ningún nivel, sino agarrar a las adolescentes en largas filas y vacunarlas, para dizque inmunizarlas de un virus cancerígeno, inyectándoles una idea más mortal que el cáncer, como es la idea de la sumisión sexual. 


 Por si esto fuera poco, hay que mencionar que la vacuna es carísima, que ha sido introducida en todos nuestros países de forma colonial y para garantizar un gran negocio a las industrias farmacéuticas que producen esta vacuna y que vendiéndola como política de Estado en toda la región, recogen millones y millones de dólares, dizque a nombre de la salud y de la vida de las mujeres.


 El Ministerio de Salud minimiza además la cantidad de denuncias a nivel mundial de los efectos secundarios, porque se trata en realidad de un negocio millonario que no salva vidas de las mujeres, sino que garantiza vaginas parcialmente inmunizadas. 


Para hacerte un Papanicolau tienes que sacar ficha en la madrugada. Se reparten 12 al día y madrugando varios días, lo más probable es que te canses antes de poder lograr una ficha. 


 No hay seguridad social universal, en el sistema de salud saltan las necesidades básicas por cada esquina, pero Bolivia adopta colonialmente una política, como es la de la vacunación masiva de las adolescentes contra el virus del Papiloma, para beneficio de las transnacionales farmacéuticas que venden sus campañas a gobiernos corruptos en toda la región. 


 El único instrumento que garantizará la vida para tu hijita no es la inmunización de su vagina, sino la afirmación de su dignidad y su rebeldía, y si quieres que tu wawa en un futuro no padezca de cáncer cérvico uterino, enséñale desde muy pronto a decir: Si no te pones condón subite el pantalón.
 
María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

377
165

Otras Noticias