María Galindo

Más urgente que las elecciones

miércoles, 09 de octubre de 2019 · 00:12

¿Sabías que después del caso de Gabriela Zapata y debido a la institucionalización de la irresponsabilidad paterna en las filas del MAS, cuando una mujer quiere inscribir a su wawa con el apellido del padre primero, sin la presencia del padre, no le dejan?

Le exigen la fotocopia del carnet del padre. Es el Registro Civil el que debería comunicarse con el padre y comunicarle que la wawa ha sido inscrita con su apellido, para que sea el padre el que si cuestiona esa paternidad haga el juicio.

Hoy las cosas se hacen al revés, cientos de miles de madres quieren inscribir a sus wawas con el apellido del padre para seguir un juicio por asistencia familiar y obtener la asistencia familiar para criar a la wawa. Por muy increíble que parezca, en este Estado patriarcal, es la madre la que tiene que hacer el juicio y es ella la que tiene que pagar el examen de paternidad en el IDIF. ¿Sabías que ese examen cuesta 2.000 bolivianos  y es impagable?

¿A qué se debe tanta violencia contra las madres a favor de los padres irresponsables?

Se debe a que la madre en el Estado patriarcal es sospechosa de quererse aprovechar de un pobre padre irresponsable, que ha abortado con el aplauso del Estado wawas en todas partes. 

¿Sabías que si una mujer con su wawa quiere sacarle su Certificado de Nacimiento ante este Estado patriarcal y ponerle por primero su apellido y por segundo el apellido del padre, l@s oficiales del Registro Civil le niegan la inscripción y no respetan su voluntad?

Aunque figura ese derecho en el nuevo código de familias, hace más de cinco años el Registro Civil no se ha tomado la molestia de sacar el reglamento y de hacer un formulario digital para que dicha forma de inscripción sea posible. 

El Registro Civil depende del Órgano Electoral, encabezado por María Eugenia Choque. Nosotras nos cansamos de pedirle reuniones para que atienda esta negación de ciudadanía que sufren las mamás bolivianas, tratadas como máquinas reproductoras, sin voz ni derecho.

Todos los candidatos se han dedicado a negar a las mujeres el derecho al aborto en las primeras semanas del embarazo, como si eso fuera un horror; pero son incapaces de cuestionar la negación de la paternidad, que es una forma de aborto masculino a wawas nacidas o en edad escolar. Edades en las que esas wawas experimentan en su corazón el desprecio del padre. 

Nos movilizaremos el 11 de octubre de este viernes rumbo al Registro Civil para exigir tres simples cosas:

Que el Estado haga un formulario electrónico para el Certificado de Nacimiento en el que la madre tenga el derecho de inscribir a su wawa con su apellido como primero.

Que el Estado haga un segundo formulario electrónico para el certificado de nacimiento, en el que la madre tenga el derecho de inscribir a su wawa con el apellido del padre, sin la presencia del padre. Y, por último, que si ese padre, señalado como tal, no quiere asumir esa paternidad, sea él el que tenga que hacer el juicio, pagar la prueba de ADN y hacer la gestión y el gasto; no la madre.

Se trata de una movilización por fuera del proceso electoral, porque ese proceso, como a la mayor parte de l@s bolivian@s, nada interesante propone.

Nos mueven cuestiones más urgentes que las elecciones. Queremos, además manifestar nuestra rabia por el maltrato que reciben las mujeres en los registros civiles, maltrato racista y clasista: las desinforman, no les explican, las tratan como si les estuvieran haciendo un favor, porque el primer Certificado de Nacimiento es gratuito y eso determina el nomeimportismo del funcionario que gana por certificado que emite.

El Estado entero funciona como si la familia nuclear patriarcal de papá, mamá e hijitos fuera la única valida en la sociedad; no se han tomado ni siquiera la molestia de enterarse de que ese tipo de familia es sólo el 25% de familias; hay otro 25% de familias en las que la mama es el eje de una familia con wawas, en la que el padre se ha largado, y el 50% restante es una pluralidad de familias en las que entran tíos y comadres, abuelas y sobrinos. 

Para los partidos, lo que está en juego es el poder, para nosotras, lo que está en juego es nuestra vida, nuestra felicidad y nuestro espacio más básico. Por eso nos toca movilizarnos a pesar de las elecciones. Te esperamos, con muñecas, a las 9:00, en la Virgen de los Deseos, para hacernos sentir.

 

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

136
141

Otras Noticias