María Galindo

Regalos navideños para la población

miércoles, 25 de diciembre de 2019 · 00:10

El gobierno anuncia que niños,niñas, jóvenes y adult@s de todas las condiciones sociales podrán, durante las fiestas hasta el dia de Reyes, especialmente el Día de Santos Inocentes, pasar a recoger sus regalos navideños. La Presidenta en persona, con espíritu navideño y disfrazada de Papa Noel entregará, con una gran sonrisa, en mano propia, los regalos a la ciudadania.

(No me acusen de difamación por hacer este fantasioso anuncio, que tiene que ver con el uso de ese recurso tan extraordinario como es la imaginación. Sería  divertido si alguien, usando mi columna, llega al Palacio Quemado a exigir su regalo y al encontrarse con las puertas cerradas, me declara su enemiga pública ).

La Presidenta, con su extraordinaria sensibilidad, ha mandado a fabricar pastillas para la población, no pastillas abortivas que, aunque son muy necesarias, su sensibilidad no llega a tanto. Es una nueva línea: tres tipos de pastillas y un supositorio con denominaciones distintas que reflejan su enfoque gubernamental y que nos serán muy útiles mientras dure su mandato.

Las más dulces se llaman democracia, con tan sólo dosis diarias de dos  noticieros al día quedarás convencid@ de que hemos recuperado la democracia con pititas,  que la CIA no ha tenido nada que ver, que no gobierna Tuto Quiroga y que todo está blue.

Una línea intercultural que lleva wiphala en la tapa se llama Senkata, recuperando ese lugar tan apreciado por la Presidenta. Debes tragarlas de golpe y cerrando los ojos, quedarás convencid@ de que los militares mataron a las ordas masistas para proteger la ciudad de El Alto y que los asesinatos en Senkata no fueron después de sacar la gasolina para aprovisionar La ciudad de La Paz, sino antes.

El supositorio se llama Sacaba, el diseño de la tapa es una bala. Se aplica via anal  no por inmoralidad, sino para que su efecto sea inmediato y su aplicación placentera. Te hace comprender que impedir la entrada de la marcha campesina a la ciudad de Cochabamba no sólo no ha sido una masacre, sino que hay que proteger a las ciudades de lo que sin afán racista alguno se llama “la indiada”.

La última pastilla se llama “empoderamiento” de la Mujer. Curiosamente la caja viene vacía y lleva tan sólo la foto de la Presidenta porque con eso basta, ya que el empoderamiento bien representado es pues una caja vacía. La caja expulsa un ácido que tiene efecto hipnótico para que creas que porque gobierna una mujer las cosas son mejores para las mujeres en el país.

La posología de pastillas y supositorio indica los siguientes efectos: atontamiento,  amnesia y agotamiento muscular, y cerebral. Muy confiables desde el punto de vista de la salud, pues fueron recomendadas por sus nuevos aliados internacionales, entre ellos el gobierno de Israel, que ya las probó en otras situaciones bélicas.

Para los niños y las niñas,  la Presidenta ha preferido regalos tradicionales: para ellas barbies y para ellos armas de juguete, nada más inofensivo y amoroso.

A sus ministros, en señal de austeridad, les regaló una carta en blanco, eso sí firmada por ella para que la rellenen cómo quieran. Se trata de una modesta hoja de papel, en la que escribir, por ejemplo, la nueva ley de uso de suelos en  Beni, que garantizará que las benianas del futuro vuelvan a corretear pata pila y con chinelas heredadas y que la fiebre hemorrágica caracterice su amada tierra otros 30 años.

Para los militares el regalo ha sido armamento por una posible guerra contra los terroristas. No se preocupe la población, todo eso es para defendernos a nosotros de los terroristas, identificados por el más inteligente de los ministros, Murillo.

Es tan generosa la Presidenta Añez que tiene inclusive, un regalo para su predecesor don Evo Morales, para él ha envuelto en papel de regalo una orden de captura que lo convertirá en el Tupac Katari que jamás fue, pues gracias a esa persecución ahora sí podrá victimizarse.

Estos regalos no sólo lo pacificarán al país, sino que nos convertirán en un país analgésicamente feliz y sin dolor. Estos analgésicos de efecto somnífero y amnésico traerán paz a nuestros hogares y adormecimiento a nuestras consciencias. Nos permitirán sonreir mientras somos manipulados, asentir cuando nos mienten y dormir tranquilamente. Feliz Navidad y a jugar con los regalos, hay para todos, estamos en democracia.

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

109
265

Otras Noticias