Desde la acera de enfrente

No les rogamos, les exigimos

miércoles, 27 de marzo de 2019 · 00:12

Una comisión parlamentaria de auditoría de los casos de feminicidio con un financiamiento igual a la del caso CAMCE, que sólo sirvió para absolver a Evo Morales. Dicha comisión debería estar únicamente al servicio de las víctimas, analizando con objetividad  y con la Ley 348 en la mano las fallas, injusticias, impericias, proceso por proceso, recepcionando las denuncias, tal cual se realizó en el caso de Isabel Pillco. Auditoría que fue propuesta por Mujeres Creando y realizada gracias a la presencia del diputado Manuel Canelas en la comisión correspondiente. 

No se trata de suplantar el papel del Poder Judicial, sino de que el Parlamento haga su trabajo, que es la fiscalización. Una fiscalización que crearía en autoridades judiciales y policiales el sentimiento de vigilancia que hoy no hay. Maltratan a las víctimas, las ningunean, no investigan los casos y actúan como si no tuvieran obligación alguna.

Crear al interior de la Fuerza de Lucha contra la Violencia una subdivisión especializada en feminicidios con investigador@s especializad@s. Es en la fase de investigación donde más fallas hay. 

Crear juzgados especializados en feminicidio para que un proceso no dure eternamente hasta que las víctimas lo abandonen por insolvencia.

Crear en el Instituto de Investigaciones Forenses y el ITCUP una división especializada en feminicidios que atienda la realización de pericias, recolección y análisis de pruebas y autopsias con prioridad y profesionalidad.

Estas son las exigencias urgentes e imprescindibles que Mujeres Creando  le entregó en mano propia a la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, para parar la impunidad.

Lo hicimos en el contexto de la recepción del informe de la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Harvard sobre feminicidios en Bolivia, informe que propiciamos también nosotras como movimiento y que fue entregado a puerta cerrada en el Parlamento, el lunes por la mañana, en acto secreto, en el que no se dio ingreso ni a la prensa.

Estas exigencias salen de la necesidad de ir un paso más adelante del informe de la Clínica de Derechos Humanos que demuestra ampliamente la responsabilidad del Estado en la impunidad. Se trata de proponer cuestiones urgentes y muy prácticas, cuestiones que el Estado podría hacer si realmente las vidas de las mujeres le importaran. 

Son medidas que mujeres como Adriana Salvatierra, Valeria Silva, Susana Rivero y Tania Sánchez (la ilustre desconocida del nuevo cargo) deberían cumplir para justificar sus sueldos y privilegios de poder. 

Pudimos entregar estas demandas en mano propia a Adriana Salvatierra gracias a que las familiares de las víctimas de feminicidio, a quienes no pudieron vetar de la reunión, se hicieron carne de las propuestas de Mujeres Creando, pues la monarquía masista había dado instrucciones precisas de que la reunión no se realizaría con la participación de Mujeres Creando, lo cual es políticamente indignante, pues somos nosotras las impulsoras de este informe. 

Aceptamos la condicionante porque es más importante que estas medidas se concreten y porque no estamos buscando cargo alguno, ni ventaja para nosotras. Con la realización del informe de la Clínica de Derechos Humanos hemos demostrado una vez más nuestra lucidez y supongo que es eso lo que les molesta. Las ideas no florecen hoy en día en el Parlamento y esa no es nuestra culpa.

Las firmantes de las exigencias fueron las propias familiares de las víctimas que aportaron con sus expedientes para el informe para que no se atrevan a dar la espalda a estas lúcidas propuestas. Con estas exigencias les dimos agenda de trabajo, porque lo que está claro es que no saben qué hacer. 

La impunidad en los casos de feminicidio es una cuestión de Estado y eso está ya certificado. 

No hay rincón del país que no tenga una historia de feminicidio en la impunidad. El mensaje de que no hay justicia es generalizado, por ello mismo se debería empezar por ahí porque, además las denuncias de violencia machista contra las mujeres son de todos los delitos, el más frecuente. La frecuencia nos habla de una masacre, la frecuencia nos habla de un problema social estructural. 

Nuestras propuestas son ineludibles, claras, realizables y útiles para la sociedad. Son un llamado a que hagan pues su trabajo.

 
María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

263
9

Otras Noticias