Desde la acera de enfrente

Trata vs. prostitución: una confusión deliberada

miércoles, 22 de mayo de 2019 · 00:12

Después  que se descubriera que la Policía violaba continuamente a una mujer recluida; después que el Comandante de la Policía de Santa Cruz había sido un delincuente con uniforme; después que se destapara lo que ya sabíamos, que los exámenes para la Academia de Policías se venden, vienen a contarnos la triste historia de la trata de personas, en las que ellos, los policías, habían sido los héroes salvadores.

Dice la Policía que ha rescatado menores de edad en El Alto y que la red la manejaba otra menor llamada Perucha, que dice que con 16 añitos comandaba la red y lograba sacar chicas inclusive a Perú.

Periodistas ignorantes que desconocen las leyes, que no preparan sus programas, en tiempos en los que basta con la pinta y la sumisión para conducir un programa de televisión, los dejan contar la historia sin hacer ni una sola pregunta lógica, inteligente o mínimamente indagatoria.

La Policía no rescata menores; persigue menores. Cuando “logran” sacar de un prostíbulo a una mujer indocumentada que quieren suponer que es menor, la insultan, la criminalizan y la encierran hasta que alguien se presente a dar garantías o, directamente, la extorsionan para sacarle plata después de haberla prontuariado, como indicaban las normas del siglo XIX: foto, huellas y nombre. 

El delito que persigue la Policía es el de ser pobre. Jamás ha caído en manos de la Policía un proxeneta, porque lo que hace la Policía es proteger a los proxenetas. Los maleantes de la frontera peruano-boliviana son los policías de Migración que roban, intimidan, cobran coimas y cometen todo tipo de tropelías, bajo el amparo de las autoridades del Ministerio de Gobierno.

Pasa otro tanto de lo mismo en las otras fronteras terrestres del país. La lista de proxenetas de El Alto la tiene la Policía, al punto de que cuando me presente para denunciar no me tomaron las declaraciones porque la oficial investigadora estaba estresada, no había dormido toda la noche y no estaba en condiciones de tomar mis declaraciones.

Por atreverme a presentar denuncias contra los proxenetas de El Alto tuve que salir escoltada por la propia Policía para que no me mataran, pero sin prestar mi declaración porque no les dio la gana. 

La prostitución no es un delito y la Policía ha perdido toda jurisdicción sobre la prostitución desde el año 2000, cuando la Defensoría del Pueblo, a cargo de Anita Campero le quitó el derecho de registrar a las compañeras.

No tienen nada que hacer con prostitución, no pueden revisar carnets sanitarios, no pueden pedir el Carnet de Identidad porque no tienen ninguna competencia sobre el tema. 

La Policía lo que hace es utilizar el tema de la prostitución para buscar lavar su imagen, utilizando a las compañeras como pañuelo en el que intentar en vano limpiarse la cara.

Prostitución y trata de personas no es lo mismo, pero se lo confunde deliberadamente.

Se ha montado una falsa imagen de la trata de personas. Las mujeres que están en prostitución, y también las más jóvenes, no están bajo una figura de trata, sino bajo una figura de desempleo, y pobreza. Digan lo que digan no hay trabajo y menos para las mujeres, y menos aún para las mujeres madres. La prostitución es una opción que toman muchas mujeres, porque además las condiciones de violencia y acoso sobre ellas son muy parecidas dentro de la prostitución como fuera de ella.

Las mujeres no caen en la trata como caen las moscas en una trampa, las mujeres,  y especialmente las más jóvenes, crecen huyendo de la violencia que han vivido sus madres. Crecen huyendo de la sobrecarga de responsabilidades de una vida asfixiante. Crecen huyendo de los violadores que tienen en sus casas. Es en la huida donde los proxenetas aprovechan el vuelo para atraparlas y cortarles las alas. La historia de la trata que venden los espots de televisión es falsa; el peligro mayor para una mujer está en su casa y por eso ella misma toma la primera oportunidad para huir de ese infierno, y en ese contexto la prostitución también es una opción valida y posible. 

Lo que nos está contando la Policía es el cuento del tío para confundirnos. La teniente Coca debe ser investigada y los burdeles autogestionarios deben recibir su licencia de funcionamiento para que los proxenetas dejen de lucrar con los cuerpos de nuestras hermanas.
 

 

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

328
1

Otras Noticias