María Galindo

Hora final, las llagas de los animales no se perdonan

miércoles, 28 de agosto de 2019 · 00:12

Como cuando Sánchez de Lozada, después de haber masacrado al pueblo alteño, decía: Voy a convocar a una Asamblea Constituyente y voy a derogar todas las medidas contra las que el pueblo estaba movilizado, y nadie le creía y su reacción tardía indignaba más, hoy, igualito, el presidente Evo Morales ha alquilado el supertanker y anuncia medidas de emergencia para parar lo irreparable. 

El ministro Quintana, como otrora el masacrador Sánchez Berzain, pide que no se politice el tema. El Presidente anuncia la suspensión ridícula de la campaña electoral por una semana. ¿Así que ahora se pondrá a trabajar? ¿Así que no podemos politizar los incendios en el bosque chiquitano, cuando esos incendios responden a una política gubernamental relacionada con sus pactos de poder con el agronegocio terrateniente cruceño, con el proyecto del biodiésel/necrodiésel y la exportación de carne a China? 

Entre la represión a la octava marcha en defensa del Tipnis, el descabezamiento de las dirigencias de los pueblos de tierras bajas y la quema del bosque chiquitano hay una relación: una cuestión es consecuencia de la otra. 

Evo Morales no sólo es desarrollista, es platista, quiere dólares, lo más rápido posible, para despilfarrar lo más rápido posible, al costo que sea.

No respeta ni entiende siquiera las culturas selváticas de tierras bajas y por ello gobierna para los colonizadores, que son la punta de lanza de una visión andinocentrista colonizadora de los otros pueblos indígenas, esa también es una de las causas de este incendio y de la matriz de relacionamiento con la tierra, y con la tenencia de tierra bajo su gobierno.

El Vicepresidente, con una visión retrógrada, ha humillado públicamente a los guardaparques y ha afirmado que “tenemos derecho” de quemar nuestra casa grande en nombre del desarrollo. Un desarrollo que no queremos, pero que es además la falsa promesa de los 70. Todo eso es profundamente político.

Haber dejado 10 días el avance del incendio para que se haga irremediable es político también. Haber llamado Casa Grande del Pueblo -la denominación que usan los pueblos de tierras bajas a la naturaleza- al mamotreto de cemento y lujo de la plaza Murillo es también un acto político de expropiación de un término de aquellos pueblos, que han sido despreciados, perseguidos y negados en todos sus derechos por este gobierno.

Que vengan a suspender la campaña electoral, que de hecho no la han suspendido, es una burla ante la tragedia que estamos viviendo.

El movimiento de defensa de la Chiquitanía que se está gestando y que está saliendo de todas las esquinas de nuestra humanidad, como ramas verdes hechas de rabia, debería tener la claridad de pedir:

- La derogación del decreto que autoriza la quema

- La derogación de la ley del biodiésel/necrodiésel

- La suspensión del proyecto de exportación de carne a la Chinía.

- La renuncia del Ministro de Defensa, por negligente

- La renuncia del director del INRA y la intervención del INRA

- La renuncia del director de la ABT, hoy dedicado a Sportboys, en lugar de fiscalizar la quema y tala de bosques.

- La gestión de los recursos de la ayuda para combatir los incendios por parte de una comisión no únicamente gubernamental, sino que incluya veterinari@s, biólog@s y habitantes de los propios pueblos afectados, de manera que la ayuda no sea otra fuente de corrupción.

- Una vez sofocado el incendio, no podemos aceptar que se loteen esas tierras, que es lo que están esperando. 

- Y, por último, el propio presidente Evo y el Vicepresidente deberían renunciar para hacer campaña electoral como manda la Constitución, porque ambas tareas están reñidas.

En esta hora final, la presencia del supertanker es más que simbólica. El Gobierno ha contratado sus servicios, derrochando un dinero que no quiso invertir en la gente, en los pueblos amazónicos, en el cuidado del bosque o en la comprensión de la selva. Llegan los militares norteamericanos como auténticos príncipes azules, gigantes erguidos, como salvadores. Evo Morales se ha convertido en su propio enemigo.

Hubiera querido hablar del verde convertido en gris y de los animales calcinados, y no puedo, no puedo porque no puedo respirar, no por el humo, sino por el dolor.

 

  María Galindo es miembro de Mujeres Creando

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

1061
56

Otras Noticias