Continuidades y rupturas

Los desafíos de investigar la realidad boliviana

Por 
jueves, 14 de abril de 2016 · 00:00
Durante las dos últimas décadas Bolivia ha experimentado un conjunto de transformaciones sociopolíticas y económicas. Hemos transitado de un modelo económico abiertamente neoliberal a otro que se declara a sí mismo antineoliberal. Después de más de una década de consolidación institucional de la democracia, la sociedad ha pugnado por una mayor participación social. Los partidos  antes protagonistas de la política  son ahora actores secundarios; los pueblos indígenas han cobrado protagonismo en la  nueva Constitución. Ha emergido un nuevo sector  económico popular que ha adquirido una importante capacidad de poder en el escenario decisional. En fin, estos y otros acontecimientos marcan una nueva agenda   política y social en el país.

Por estas razones resulta extremadamente desafiante encarar procesos de investigación social que permitan un acercamiento a éstas  y otras problemáticas  en cualquiera de sus aristas e intentar, no sólo realizar diagnósticos  y producir información, sino también  generar propuestas, iniciativas para políticas públicas y buscar maneras de incidir efectivamente en la realidad. 
 
En ese sentido, es altamente ponderable la presencia comprometida del PIEB (Programa de Investigación Estratégica en Bolivia) durante estos 20 últimos años de trabajo, pues constituye una de las instituciones más importantes de acompañamiento al decurso histórico boliviano mediante procesos de investigación social científica y de calidad académica,   la formación de investigadores y la generación de espacios de debate y difusión de ideas.
 
El PIEB acaba de publicar una memoria de sus actividades que revela el alcance de su aporte al conocimiento de la realidad boliviana y los productos son concretos:  la publicación de libros, la realización de eventos académicos, la titulación de estudiantes, entre muchos otros. Pero,  además, ha ensayado, con éxito, la  construcción y aplicación de un modelo de gestión de investigación totalmente eficiente, que ha permitido, bajo la dirección de Godofredo Sandoval, lograr los resultados que ahora pueden ser evaluados por la sociedad.
 
Me siento particularmente honrada de haber formado parte, junto a otros cientos de investigadores, de varios procesos de investigación a lo largo de estas dos décadas, de participar en la calificación de proyectos, el asesoramiento y la docencia, entre otras labores que ha desarrollado este proyecto, cuyo valor no es sólo tangible mediante los productos mencionados, sino también intangible.
 
El valor intangible de la investigación de la realidad en el caso del PIEB reside en la autonomía de pensamiento, la posibilidad de generar una visión crítica y respetar la pluralidad de sentidos que los autores imprimen en sus trabajos. En otras palabras, poder pensar la realidad sin sujetarse a una orientación predeterminada. Pero también, en relación con la gestión, el valor de la transparencia en los procesos de decisión y la rigurosidad en el cuidado de la calidad  académica.
 
El PIEB ha sido, y esperemos siga siendo, un espejo crítico de la cambiante realidad sociopolítica boliviana y una manera abierta, y transparente de acercarse al conocimiento y la comprensión de los hechos actuales, así como de la historia.

María Teresa Zegada es socióloga.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

17
2

Comentarios

Otras Noticias