Desde el mirador

Cierre de ciclo

Por 
lunes, 02 de julio de 2018 · 00:10

En la columna “Desde el mirador”, en este prestigiado matutino,  desde hace algo más de cinco años, he asumido ocuparme de  temas que hacen parte de la problemática esencial.

Hay pues un doble signo bajo el cual he vuelto a la tarea de escribir en un espacio en este  ponderado periódico  Página Siete, primero en el suplemento  Ideas  y después en la sección Opinión:  la dureza del tiempo que vivimos y la fuerza de la gente para ganarle a la adversidad.

Es un tiempo en el que el país político no sólo es una realidad polarizada, sino que es diverso por las diferentes voces que surgen pregonando, en cada segmento, ser depositarios de la verdad irrefutable (que incluso nos arrastra hasta la confusión), en tiempos de crisis que se agudiza en términos inversamente proporcionales a las demandas de nuestra esperanza. Una  esperanza  en la que sin embargo pudieran modificarse;  corrupción generalizada, falta de estímulos a la inversión, contrabando sin escrúpulos, el flagelo del narcotráfico,  una producción limitada  que es el resultado de una falta de políticas de reactivación que todavía no ha transpuesto los umbrales de su formulación teórica.

Ratifico ahora lo que decía al comenzar esta labor periodística:  es ésta al mismo tiempo una tarea fácil y compleja. No es contradictorio lo afirmado. Su facilidad proviene de una realidad siempre rica en acontecimientos trascendentes y la complejidad  es la del deber inexcusable de analizar esos acontecimientos  exclusivamente desde el punto de vista de los intereses  comunes de nuestra colectividad, es decir despojada de tendencias personales siendo irreprochablemente ecuánimes  al tratar de juzgar las conductas de los hombres y de las instituciones, izando como únicas banderas las de la libertad, de la justicia y de la democracia.

Viene al caso señalar que vivimos de sorpresa en sorpresa; algunas de las cuales alcanzan picos altos que generan un oleaje de reacciones nada gratificantes,  medidas y acciones que lejos de afirmarnos nos colocan en arenas movedizas y climas de incertidumbre. Pasos precipitados unos y otros improvisados  que pronto obligan a retroceder o inducen a las enmiendas no siempre acertadas y que resultan ser, para usar un lugar común, “remedios peores que la enfermedad”.

  ¿Por qué en mi caso la estimación del artículo o comentario de análisis, dentro  del periodismo?  La respuesta es simple:  porque implica crítica, y la crítica podrá ser de severas observaciones, especialmente si infieren daños a los seres humanos o por ser perjudiciales al propio Estado del que somos parte. Por otro lado es sabido que con la crítica se puede también  ensalzar lo edificante, alabar aciertos sobre todo si estos son aportes que contribuyen al avance de la sociedad.  En síntesis, y no descubro nada nuevo, porque la  crítica es útil para desbrozar el camino y aportar a la superación de obstáculos que  los creamos nosotros mismos.

 Lo anotado no es una apreciación pesimista sin  remedio porque, sin duda, me he ocupado  también del hombre boliviano que, en diferentes campos muestra,  individual o colectivamente,  que  existen reservas capaces de hacerlo remontar las más grandes dificultades.

 La satisfacción personal radica en el carácter independiente de este medio de comunicación social. Esto significa, ni más ni menos,  no enarbolar ningún signo político, sino servir a la colectividad plural en el análisis y la crítica con la verdad. Por otra parte, en la sucesión de los cargos de dirección de Página Siete he contado con cálida acogida, lo mismo que del personal responsable de la sección Opinión. 

 Esta ponderación la formulo porque aquí termino un ciclo periodístico, el de la  columna “Desde el mirador”, tal como hemos convenido, en ausencia temporal de su directora, por motivo de viaje, Isabel Mercado, con la subdirectora, la periodista Mery Vaca. Y en cualquier circunstancia seguiré colaborando con este destacado periódico, con temas que hacen el entretejido de la problemática nacional, aunque fuera esporádicamente. 

 

Mario Castro es periodista.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

52
6

Otras Noticias