Dársena de papel

Soberano y miserable fútbol

Por 
lunes, 25 de junio de 2018 · 00:55

Si esto no fuese fútbol y no supiese que la moral allí no funciona como en la vida, pensaría que todo aquel que celebra la derrota ajena es un miserable. Pero sé que el fútbol otorga licencias impensadas fuera de él, y que no hay cinismo más aceptado en el mundo que el que se practica en torno a este espectáculo de 11 valientes batallando contra 11 enemigos.

En verdad es tal la desvergüenza del futbolero —y yo soy uno— que tiene permitido ser miserable, futbolísticamente hablando, durante 90 minutos, durante todo un Mundial e incluso durante todos los domingos del año con la única condición de que adopte para sí una camiseta —cualquier camiseta—, lo cual implica crearse un adversario —cualquier adversario— al que deseará el mal si no quiere estar por debajo de él en la tabla de posiciones. Esto es, la ley de la selva, del sálvese quien pueda.

En esta burbuja de amoralidad que es el fútbol, cínicamente, los de afuera no son de palo. En   2014, cuando Alemania le infligió una paliza de 7-1 a Brasil, los argentinos acomodaron el hit del momento para gozar al archienemigo: “Brasil, decime qué se 7”. Cuatro años después la venganza es dulce y la alegría contra los más antipáticos, junto con los chilenos, no sólo brasileña: “Di María, Mascherano y Messi chau… Los argentinos están llorando”.

La competencia termina siendo un disimulo, no es lo más importante del fútbol sino la rivalidad.

El fútbol tiene una máxima que genera ilusión hasta al más inepto: “siempre da revancha”. Un pensamiento que sirve para atizar la ruindad del eximido moralmente (o, mejor dicho, del provisto de una moral propia). La revancha del futbolero tiene doble suerte: no pasa sólo por la victoria del equipo de sus amores, sino también —en lo más íntimo, no vaya a ser que los demás se enteren— por el gustito aparte de ver al rival de toda la vida mordiendo el polvo de la derrota. No puede evitar el futbolero ser a menudo un típico mediocre al que reconforta más la equiparación entre vencidos que la prosperidad de la victoria de uno sobre otro.

En el fútbol, supremo reino del cinismo y del egocentrismo, no cualquiera está dispuesto a ser menos que nadie y por eso, como le pasa al político, al futbolero le cuesta reconocer la superioridad de un contrario. En el fútbol, las vilezas siempre son insuficientes, por eso el exitismo y su inagotable maquinaria económica urgen al endiosamiento casi a la misma velocidad que predisponen a la ingratitud. Ingrato es el fútbol. En el fútbol, la justicia no existe: gana el que acierta, no el que juega bien o mejor.

En verdad, la perversidad del fútbol no tiene límite y allá donde provoque frustración, ésta automáticamente quedará amortiguada con la frustración del otro que no sea parte de mi equipo. Esa es la justicia del fútbol. Mientras haya un ganador, del lado contrario habrá siempre un perdedor; uno, indispensablemente, terminará frustrado. Por momentos da la impresión de que el negocio del fútbol está en la desazón, no en el júbilo.

Es mentira que haya disfrute en el fútbol. El fútbol se sufre más de lo que se goza. Siempre hay más minutos sin goles, por algo en el infinitesimal segundo del gol el hincha saca para fuera con un grito hondo y prolongado el sufrimiento contenido durante todo el partido.

El del fútbol es un sufrimiento consentido: los futboleros somos masoquistas. Hay que vernos, especialmente en un Mundial. Al fútbol se lo muerde entre las uñas, se lo corre con el corazón acelerado al ritmo de cada tranco del jugador, se lo maldice, se lo patea, se lo cabecea, se lo manifiesta con el cuerpo entero, se lo sufre, pues, no se lo goza; se lo vive. Al fútbol, al soberano y miserable fútbol, se lo padece o no se es futbolero.

Oscar Díaz Arnau es periodista y escritor.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

103
8

Otras Noticias